Principal

RAÍCES

La “conquista” de “México”: 500 años La caída de Tenochtitlan, capital del imperio azteca, no ocurrió solo a manos de los españoles como suele pensarse, sino que fue el resultado de alianzas entre estos y grupos originarios del territorio
miércoles, 21 de julio de 2021 · 00:02

Carlos Lazcano/COLABORACIÓN
carloslascano@hotmail.com | Ensenada, B. C.

El próximo 13 de agosto se cumplen 500 años de la derrota de los aztecas con la toma de la capital de su imperio, Tenochtitlan, actualmente la Ciudad de México. A este hecho muchos lo llaman la “Conquista de México”, considerando como México a lo que hoy es nuestro país, pero dicha visión es falsa, ya que el país que hoy conocemos no existía.

Como veremos, la conquista fue del imperio azteca, que no es lo mismo. El imperio azteca cubría alrededor de un 20 por ciento del territorio que hoy es nuestro país. Además, dicha conquista no solo fue de un grupo de españoles liderados por Hernán Cortés, sino principalmente fue llevada a cabo por varios grupos indígenas que anteriormente habían sido hostigados y sometidos por los aztecas. Fueron los tlaxcaltecas el grupo conquistador más importante, y tuvieron un papel protagónico relevante, pues sin ellos los españoles no hubieran logrado nada.

Para derrotar a los aztecas, tlaxcaltecas y españoles realizaron una serie de alianzas, aceptando los tlaxcaltecas ser vasallos del rey de España. Junto con los tlaxcaltecas participaron otros 40 grupos indígenas, quienes fueron parte del grupo conquistador. La participación de los tlaxcaltecas y los otros grupos indígenas aliados fue cuando menos de una relación de 100 a 1, es decir, por cada español había al menos cien100 indios, aunque hay historiadores que consideran que hubo hasta 150 e incluso más.

Aunque para algunos historiadores la conquista de los aztecas representa el inicio del México moderno, yo considero que el nacimiento de nuestro país más ocurrió con la fundación de Veracruz, en 1519, cuando los españoles deciden por vez primera establecerse en la Mesoamérica continental, y a partir de ahí se fueron expandiendo gracias a una serie de alianzas y conquistas, proceso que se consolidó con la derrota de los aztecas, pero que continuó hasta fines del siglo XVIII, cuando la Nueva España, primer nombre de nuestro país, llegó hasta Alaska, alcanzando su máxima extensión con unos 9 millones de kilómetros cuadrados.

Formación de un país
Para entender el proceso que dio lugar a la formación de México es necesario ubicarnos entre mediados de los siglos XV y XVI, cuando la sociopolítica se manejaba de manera muy distinta a hoy; y no caigamos en el error de querer juzgar esos tiempos con criterios del siglo XXI.

Recordemos que en 1492 Cristóbal Colón descubre América cuando andaba en la búsqueda de una ruta a Asia, que permitiera a España acceder a la tierra de las especias, productos que en ese tiempo significaban el más importante comercio en el mundo. Las especias valían más que el oro y su mercado era de la mayor importancia. Este comercio motivó las exploraciones portuguesas por la ruta de África e India, y las exploraciones españolas hacia el occidente del Atlántico, lo que propicio el descubrimiento de América.

En ese tiempo el derecho internacional no existía, tampoco los derechos humanos, las relaciones entre las naciones eran de conquista, el más fuerte dominaba al más débil. Pronto los españoles se dieron cuenta de que la tierra descubierta por Colón eran territorios desconocidos hasta entonces, pero no por ello dejaron de buscar una ruta hacia la tierra de las especias.

En 1513 Vasco Núñez de Balboa descubre el Pacífico americano y es cuando España ve ya cercano la ruta que buscaba.

En ese entonces, gracias al comercio de las especias, Portugal llegó a ser una de las grandes potencias del mundo, por eso la ruta era prioritaria para España. El imperio español se dio cuenta de que además de encontrar dicha ruta, debía protegerla, tal como hacían los portugueses con su ruta por África, porque si no lo hacía, cualquiera de sus enemigos podría arrebatársela. Así que España siguió dos caminos: por un lado intensificó sus exploraciones en las nuevas tierras y por otro inició su ocupación por medio de conquistas. Sabía que si ellos no lo hacían cualquier otra potencia lo haría, lo que representaba un peligro, una cuestión de seguridad nacional, como diríamos en nuestros días, ya que podría ponerse en peligro la ruta comercial hacia la especiería y aún España perder el control de dicha ruta y su supremacía sobre ella. En esos años las principales potencias eran España, Portugal, Francia e Inglaterra.

Con Portugal, España firmó los Tratados de Tordecillas por medio de los cuales se definían las zonas de influencia de cada potencia. Estos tratados fueron mediados por el papa Alejandro VI. Sin embargo, Francia e Inglaterra no reconocieron dichos tratados y cada una por su lado inició sus propias exploraciones y ocupaciones en territorios que España suponía le pertenecían por esos acuerdos.

Una historia de conquistas
La historia de la humanidad es una historia de conquistas. En todas las partes del mundo el hilo conductor de la historia han sido las conquistas, incluso hasta nuestros días. El fuerte siempre termina dominando al más débil. En los siglos XV, XVI, XVII y XVIII eso era una verdad absoluta y nadie la discutía. En América eso ocurría igualmente y así, a la llegada de los españoles a América, los aztecas se encontraban en plena expansión, conquistando y sometiendo a todos sus vecinos.

Este proceso de conquistas también tiene su cara positiva, ya que de ellas surgían nuevas culturas y se daba una especie de evolución. De las cenizas surgían cosas nuevas. Después de la destrucción venía la construcción y tanto conquistadores como conquistados se influían unos a otros. Rara vez una conquista significaba la destrucción total del otro.

España había surgido de conquistas de los fenicios, romanos, godos, visigodos y árabes, entre los más importantes. Y así, el imperio azteca de muchas conquistas en el Valle de México, que incluían numerosos grupos mesoamericanos desde tiempos de los toltecas.

Continuará...
 

Galería de fotos

Comentarios