Principal

Prefieren pagar prueba, a maltrato en hospitales

Muchas personas derechohabientes de nosocomios públicos optan por hacerse una prueba Covid en un laboratorio público
sábado, 15 de enero de 2022 · 05:42

Benjamín Pacheco/EL VIGÍA
bpacheco@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) prefieren pagar su prueba Covid-19 en un laboratorio privado, antes que soportar maltrato del personal y hasta 9 horas de espera sin ser atendidas, según denunciaron a El Vigía.

Las afectadas compartieron su testimonial mientras esperaban su turno en un establecimiento ubicados en la zona centro, al que han tenido que recurrir debido a la pésima atención en las unidades donde deberían ser atendidas en forma gratuita.

La primera contó que fue enviada por su empresa a la Clínica 8 del IMSS, donde pasó 9 horas para que le dijeran que no le harían la prueba.

“Fue el miércoles, desde las 6 de la tarde y me atendieron hasta las 3 de la mañana para decirme que ya no había pruebas. Y la enfermera dijo, burlándose, que por qué no habían asistido el 24 y el 31 (de 2021), que por qué ahora todos querían ir. Ayer (jueves) estuvimos desde las 6:30 de la madrugada, hasta las 6 de la mañana de hoy (viernes). Tenían las pruebas y que no, que hasta el nuevo turno”, refirió.

Laboratorio privado
Debido a esto, optó por acudir a un laboratorio privado, pues tampoco en el IMSS le entregan algún tipo de comprobante, por lo que también podría estar en riesgo su trabajo.

“Hay personas discapacitadas, no los pasan. Ayer, un señor se estaba desmayando. Son bien prepotentes los doctores, enfermeras y los de seguridad. No te dejan pasar con comida y dicen que lo tires. Prefiero pagar, ya ni modo. Tengo que llevar un justificante a mi trabajo”, afirmó.

Agregó que estos gastos tampoco serán cubiertos por el instituto, además de la gasolina y el tiempo perdido.

Otra de las quejosas mencionó que tampoco tuvo suerte al acudir hace una semana a la Clínica 32, ubicada en la zona centro.

“Era un cochinero: todo revuelto, desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la tarde, no pasaba nadie y ni resolvían las dudas. No había sana distancia, gente con síntomas y con niños; gente que iba por incapacidad o por medicina. Todos revueltos. Yo mejor me fui. Prefiero pagar”, concluyó en su testimonial.

 

Comentarios