Nacional

Sale caro ir a nacer a los Estados Unidos

sábado, 19 de septiembre de 2015 · 01:36
México, D. F. - Pese a que Donald Trump propone en su campaña por la Presidencia eliminar el derecho de ciudadanía por nacimiento en Estados Unidos, muchas madres mexicanas aún viajan a ese país con el "sueño americano” de tener hijos estadounidenses.
 
Incluso, están dispuestas a pagar hasta cuatro veces más caros los servicios médicos que en México.
 
Algunos hospitales reciben a mexicanas que viajan legalmente a Estados Unidos para dar a luz, pero también hay empresas intermediarias que se beneficia del llamado turismo natal o de partos, como Doctores Para Ti, ubicada en El Paso, Texas.
 
Esta compañía ofrece paquetes en hospitales texanos que van desde los 5 mil 400 dólares para un parto hasta los 6 mil 935 con cesárea, incluyendo hospedaje, ginecobstetra y pediatra, entre otros servicios. 
 
Rodolfo Gámez, representante de la empresa, señaló que las mexicanas atendidas destacan por su número.
 
Sin tener un programa específico, el McAllen Medical Center cobra 2 mil 400 dólares por un parto y de 3 mil 925 a 5 mil 175 por cesárea, sólo por servicios hospitalarios.
 
Estos precios rebasan las tarifas de los nosocomios de México, inclusive de los más caros. 
 
Por ejemplo, el Hospital Ángeles del DF cobra 24 mil 859 pesos por parto natural y 26 mil 823 por cesárea (mil 422 y mil 534 dólares, respectivamente, a un tipo de cambio de 17.48 pesos por dólar), es decir, entre mil y 4 mil dólares menos.

 
"TURISTAS NATALES”
Charles Foster, ex consejero de política de inmigración durante la candidatura a la presidencia de George W. Bush en el 2002 y de Barack Obama en el 2008, explicó a Grupo Reforma que el principal motivo que atrae a "turistas natales” es la posibilidad de que los padres obtengan la residencia cuando su hijo cumpla 21 años.
 
Tal es el caso de la regiomontana Mayra Berlanga, quien espera que la ciudadanía estadounidense le facilite la vida a sus dos hijas, nacidas en Texas en mayo de 2012 y abril de este año.
 
"Mi esposo y yo decidimos que fuera (su nacimiento) en Estados Unidos por si algún día nosotros nos quisiéramos ir a vivir ahí”.
 
Muchas embarazadas logran ingresar a Estados Unidos, pero a otras les prohíben la entrada los inspectores, aun teniendo visa o permiso, en un afán de frenar el turismo natal, comentó Foster.
2
3

Comentarios