Nacional

Critican ‘premio’ a Enrique Bátiz

sábado, 17 de febrero de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Especialistas en la defensa de los derechos de las mujeres reprueban la decisión de la Secretaría de Cultura del Estado de México de cerrar el caso de la denuncia pública de la violinista Silvia Crastan en contra del director de orquesta Enrique Bátiz, a quien acusó de violación.

Académicas, abogadas y políticas consultadas por Reforma condenan, asimismo, que se haya decidido nombrar al músico director emérito de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) a tan sólo una semana de que se haya revelado el escándalo sexual, y sin haberse esclarecido lo reclamado por Crastan.

“Es una mala decisión que violenta los derechos de las mujeres, que envía una pésima señal a la ciudadanía y que, además, (legitima que) se pueda violar, acosar y agredir y aun así recibir premios como si nada pasara”, condena Martha Lucía Micher, ex directora del Inmujeres de la Ciudad.

Un día después de que este diario publicara el testimonio de Crastan, en el que acusa a Bátiz de haberla violado en un hotel en Suiza en 1996, Micher y nueve especialistas enviaron una carta exigiendo a la Secretaría mexiquense que no se nombrara emérito a Bátiz sin haber investigado a fondo los hechos.

“Fue muy precipitada la decisión”, lamenta Alicia María Ocampo, académica especialista en políticas públicas con enfoque de género, quien también firmó la misiva. “Si hay un ruido tan fuerte con la situación de esta persona, ¿por qué no tuvieron un poco más de prudencia para tener información más certera? Eso me parece poco sensible por parte de la Secretaría, como mínimo, pero también me parece incluso ilícito”, abundó.

El miércoles, la titular de la dependencia estatal, Marcela González Salas, negó que el nombramiento de Bátiz haya estado en algún momento a revisión, aunque así lo había declarado antes, y dio su respaldo total al director. “Por un problema de su vida persona, no podía quedarse en la calle. No podía terminar como boxeador en una cantina”, expresó a este diario.

“SOLIDARIDAD ABSOLUTA CON EL GÉNERO”
Una semana antes, en entrevista, la funcionaria había dicho tener una postura de “solidaridad absoluta con el género”, pero pidió que Crastan emprendiera la vía judicial para probar sus dichos.

“Me parece una ridiculez, primero, que prescriban los delitos y luego que pidan estos documentos cuando saben perfectamente que, si la víctima no denunció, no va a ser fácil demostrarlo”, declara Micher.

“No son una instancia de carácter judicial para decir: ‘Si no me das una demanda, yo sigo (con el nombramiento)”, secunda Ocampo. “Si consideran que, como no hay pruebas, o lo que sea, una demanda o una denuncia directamente, me parece que se tienen que considerar también elementos éticos”.

Según las especialistas, a partir de la denuncia de Crastan se han enterado de más casos de mujeres que padecieron hostigamiento sexual por parte de Bátiz, y que, por temor a represalias ante la figura del director, no han hecho público su testimonio.

“Cuando a una persona se le acusa de que pudo haber ejercido violencia sexual contra mujeres que estaban alrededor de él, casi siempre denota una misma forma de actuar”, añade la senadora perredista Angélica de la Peña, también firmante de la carta: “En este tipo de casos, cuando hay relaciones de poder, dejan muchas situaciones ocultas e invisibles”.

Hasta ayer, la carta enviada a la Secretaría mexiquense, vuelta petición en Change.org, había recabado mil 80 firmas que piden que no haya impunidad.

Con su emeritazgo, Bátiz retendría todas las prestaciones y el sueldo que tenía como director de la OSEM, de 99 mil 244 pesos brutos, 67 mil 944 pesos netos.

Comentarios