Nacional

Ligan ‘huachicol’ con el NAICM

martes, 20 de marzo de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

En la venta de combustible ilegal en las inmediaciones del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) participan grupos armados provenientes de Tamaulipas.

Los huachicoleros fueron detectados por el diputado Rafael Hernández, presidente de la Comisión de Seguimiento a la Construcción del Nuevo Aeropuerto, en el municipio mexiquense de Teotihuacán, a la altura de la comunidad San Agustín Actipac.

De acuerdo con una denuncia presentada por el legislador ante la PGR el 16 de marzo, el combustible robado de ductos de Pemex es almacenado en las faldas del cerro Tetlacalco, en el que hay minas de tezontle explotadas por contratistas para la construcción de pistas de aterrizaje del NAIM.

El expediente expone que es en la entrada de la mina “El Bosque” donde transportistas de las empresas encargadas de trasladar el tezontle se abastecen del combustible ilegal.

LO LLEVAN AL AEROPUERTO
“Los vecinos nos refieren que en ese almacén hacen fila los mismos camiones que van por el tezontle para llevarlo al aeropuerto. Ahí cargan el combustible”, detalló Hernández en entrevista.

El diputado agregó que, de acuerdo con testimonios de pobladores, en el cerro contiguo, llamado Tecomazúchil, las minas también son utilizadas como bodegas de huachicol.

Señaló que el hidrocarburo es extraído de un oleoducto que atraviesa esa área.

El legislador contó que él y su equipo visitaron la zona el 10 de marzo. Tres de sus colaboradores fotografió en el cerro Tetlacalco los almacenes de combustible robado, que eran vigilados por un sujetos armados a bordo de una camioneta con placas de Tamaulipas.

AMENAZAN CON ARMAS
Los sujetos, relató, se percataron de que estaban siendo captados y amenazaron con armas largas a los colaboradores.

El perredista llamó la atención sobre el hecho de que el punto de extracción y venta del hidrocarburo robado está a menos de 20 minutos de distancia de la Base Aérea Militar de Santa Lucía y de la cabecera municipal.

“Es prácticamente improbable que, después de dos años de funcionar estas minas y de estar surtiendo combustible ilegal el crimen organizado, las autoridades municipales y federales no se hayan dado cuenta”, cuestionó.

Comentarios