Nacional

Cuestiona la ASF dirección en Pemex

martes, 27 de marzo de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Ante las millonarias pérdidas que Petróleos Mexicanos (Pemex) y sus subsidiarias han registrado por una mala administración empresarial, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) pidió revisar el esquema de gobernanza de la empresa productiva del Estado.

En el Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública 2016, entregado a la Cámara de Diputados en febrero pasado, señaló que uno de los propósitos de la reforma energética era hacer rentable a las empresas paraestatales, sin embargo, ésto no se ha cumplido.

Reforma publicó que cinco de las seis nuevas subsidiarias que creó Pemex en 2015, tras la aprobación de la reforma energética, registraron pérdidas en 2017 por un monto total de 63 mil 305 millones de pesos.

EN NÚMEROS ROJOS
Las subsidiarias que tuvieron número rojos son Transformación Industrial, Fertilizantes, Etileno, Cogeneración y Logística; la única que tuvo un balance positivo fue Perforación y Servicios, que reportó un rendimiento neto de mil 734 millones de pesos.

Las millonarias pérdidas son arrastradas desde 2016 y, de acuerdo con el órgano fiscalizador, algunas de ellas obedecen a que Pemex o su subsidiarias formalizaron contratos con condiciones fuera de mercado que perjudican a la Empresa Productiva del Estado y benefician a las compañías privadas.

Es el caso del contrato suscrito con Braskem, filial de la empresa brasileña Odebrecht, a la cual se le ofreció la entrega de etano a un precio inferior a su valor real.

“En cuanto a la contratación y suministro de etano, para el complejo petroquímico Etileno XXI (auditoría 1800-DE), la ASF identificó que Pemex Transformación Industrial (PTI) incurrió en pérdidas por más de mil 900 millones de pesos, toda vez que el precio al que vendió el etano fue menor al costo de ventas y al gasto de transportación”, señaló.

Otro ejemplo de una venta desventajosa para el Estado y beneficiosa para un ente privado fue la comercialización de coque, que es un producto residual obtenido en la refinación del crudo.

“(...) PTI acordó la venta de este producto a una empresa cementera a un precio fijo. La fiscalización practicada muestra que en 2016, dado que el precio internacional estuvo por encima del precio pactado en más de 700 por ciento, el no haber estipulado dicho valor de referencia mundial en el contrato implicó efectos de 839 millones de pesos que se relacionan con los ingresos que PTI dejó de percibir por haber contemplado un precio fijo desligado de las condiciones del mercado internacional”, estableció la ASF.

Comentarios