Nacional

Atoran litigios a desalinizadora

El proyecto para enfrentar la escasez de agua en BC fue adjudicado en 2016 con un costo de más 70 mmdp a pagar en 37 años
martes, 17 de abril de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Playas de Rosarito, B. C.

El proyecto bajo el esquema de Asociación Público Privada (APP) para construir lo que será la desalinizadora más grande de Latinoamérica en Playas de Rosarito está envuelto en litigios y controversias, incluso entre inversionistas, lo que derivó en un embargo precautorio.

El proyecto que forma parte de la solución para enfrentar la escasez de agua en la entidad fue adjudicado en 2016 al consorcio con NuWater y Degremont con un costo de más 70 mil millones de pesos a pagar en 37 años.

No obstante, el pasado 31 de enero, el Juzgado Décimo Civil de Tijuana, especializado en materia mercantil, decretó un embargo precautorio del inmueble, así como la suspensión de toda actividad comercial de las empresas participantes de la APP, constituida para la desalinizadora.

Medida preventiva
Se trata de una medida preventiva en tanto se desahoga un litigio entre accionistas de la empresa ganadora de la licitación estatal, Aguas de Rosarito, que ha invertido 52 millones de dólares.

No obstante, el pasado 23 de marzo, el gobernador Francisco Vega colocó la primera piedra en un acto simbólico, porque hasta el 4 de abril la empresa ni siquiera había tramitado la licencia de construcción para la obra, confirmó José Miguel Angulo Sánchez, encargado de Despacho de Desarrollo Urbano en Playas de Rosarito.

El embargo precautorio se debe a una demanda en Tijuana promovida este año por el ciudadano estadounidense Gough Thompson, socio de EWG Water, participante del proyecto de la desalinizadora desde un inicio y quien alega afectación por una “pulverización” del capital social.

Por su parte, Milton Rubio Díaz, director de Aguas de Rosarito, aseguró que no han sido notificados sobre el embargo precautorio.

Comentarios