Nacional

Regresa DT a casa con manos vacías

viernes, 1 de marzo de 2019 · 00:00

Agencia Reforma
Hanói, Vietnam

La cumbre de Hanoi entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, concluyó sin acuerdo, sin una hoja de ruta sobre cómo proceder y con la credibilidad del proceso de negociación considerablemente tocada.

Después de que los líderes se marcharan cada uno por su lado del histórico hotel Metropole, les corresponderá ahora a los equipos negociadores de los dos bandos recoger los pedazos.

Y, con versiones encontradas de Pyongyang y Washington sobre lo ocurrido, sobre Trump pende ahora la responsabilidad de demostrar que este proceso de conversaciones puede arrojar resultados para la desnuclearización y es algo más que un carísimo “reality show” diplomático.

VARIAS EXIGENCIAS
Según el republicano, el fracaso se ha debido a que Corea del Norte exigió, a cambio de desmantelar su centro nuclear de Yongbyon, el levantamiento de todas las sanciones internacionales impuestas contra el régimen, algo a lo que Estados Unidos no estaba dispuesto.

Sin embargo, el Ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-hong, desmintió esa versión.

Según subrayó, el país asiático sólo reclamaba un levantamiento parcial de las sanciones pero, a última hora, Trump introdujo una condición adicional que, a ojos de Pyongyang, dejó claro que no había una auténtica voluntad negociadora.

Comentarios