Nacional

Procesan por desvío a ex jefe en Sedatu

jueves, 21 de marzo de 2019 · 00:28

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Un juez federal vinculó a proceso a un ex funcionario de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) por presuntamente haber participado en una contratación indebida de más de 185 millones de pesos, dentro de la llamada “estafa maestra”.

Marco Antonio Fuerte Tapia, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, consideró que existían indicios suficientes para procesar a Armando Saldaña Flores, ex director de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo en la gestión de Rosario Robles, por el delito de ejercicio indebido del servicio público.

El convenio en el que le imputan haber participado consistió en la contratación de servicios como el diseño de software para automatizar el registro, control y seguimiento de la información generada por el Centro Ciudad de las Mujeres, en Tlapa, Guerrero, por una suma de 185 millones 839 mil 480 pesos.

La Sedatu solicitó la prestación del servicio a la Universidad Politécnica de Hidalgo “Francisco I. Madero” y ésta subcontrató a otras empresas.

La norma en materia de adquisiciones sólo le permitía a la universidad subcontratar 49 por ciento del convenio; sin embargo, adjudicó a terceros 97.91 por ciento del monto total.

CAMBIO DE CRITERIO
En las primeras audiencias, la Fiscalía determinó que la firma de Saldaña Flores fue falsificada en nueve oficios para transferir la mayor parte de los 185 millones de pesos desviados.

Con base en el peritaje, el pasado 2 de enero el juez Fuerte Tapia dictó la libertad al ex funcionario.

Sin embargo, luego de ordenarse la reposición de la audiencia porque en aquella no estuvo presente un representante de la Sedatu, el juzgador decidió reclasificar la conducta imputada.

Esta vez, Fuerte Tapia desestimó los alegatos sobre la falsificación de la firma de Saldaña, argumentando que el peritaje que hizo la PGR fue sobre sólo uno de los seis ejemplares originales de los convenios y que para tener certeza absoluta de la falsificación se tendrían que dictaminar todos los demás ejemplares, mismos que a la fecha no ha podido conseguir la Fiscalía.

“NO ERA SU FIRMA”
El dictamen de la FGR fue realizado el 23 de agosto de 2018 sobre 12 documentos originales, en los cuales se concluye que la firma que aparece de Saldaña no es de su puño y letra.

Entre ellos, están el convenio específico y primer anexo de ejecución del 2 de febrero; la solicitud de cotización de 5 de enero; la carta compromiso de confidencialidad y la notificación de adjudicación de 19 de enero; una aclaración de 21 de junio y el acta de cierre del primer convenio específico de 10 de octubre, todos del 2016.

El juez también desestimó otro peritaje de la FGR sobre copias de nueve oficios y solicitudes de pago, que también concluye que las rúbricas no corresponden a las de Saldaña.

Comentarios