NACIONAL

Hallan descomunal mancha de sargazo

El cinturón de biomasa vegetal se extiende por el océano Atlántico, desde África Occidental hasta el Golfo de México
viernes, 5 de julio de 2019 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Un gran cinturón de sargazo flota en el océano Atlántico y se extiende desde África Occidental hasta el Golfo de México.
El año pasado era tan denso que su masa se estimó en 20 millones de toneladas de biomasa vegetal, siendo la floración de algas más grande jamás registrada, de acuerdo con un estudio publicado por la revista Science.
El documento, elaborado por investigadores de la Universidad del Sur de Florida a través de observaciones satelitales, reporta que desde 2011 emergió una gigantesca masa de sargazo en el Atlántico cuyo origen no está determinado, pero podría estar favorecido por fertilizantes naturales y artificiales.
Los autores del estudio sospechan que es el resultado de la aportación de más nutrientes, principalmente nitrógeno y fósforo, los cuales se extienden en el Atlántico desde la costa de África Occidental.

ALIMENTADO POR NUTRIENTES
Además, advierten que también podría estar alimentado por nutrientes que provienen de la escorrentía de fertilizantes y la deforestación que corren hacia el río Amazonas.
De acuerdo con el estudio, el sargazo responde a esos nutrientes adicionales como lo harían muchas plantas, es decir, los come y crece. Los tamaños de las algas continúan creciendo cada año, porque quedan semillas de sargazo del verano anterior.
Tras 19 años de observaciones satelitales, se identifica que cada año emergen millones y millones de sargazos en el Atlántico central.
Las macroalgas, históricamente, se han desplazado principalmente al Golfo de México y una región del Atlántico identificada como el “Mar de los Sargazos”, una región rodeada por corrientes oceánicas que mantiene su ecosistema un poco separado del resto del Atlántico.

SEDIMENTOS ARRASTRADOS
En el estudio se detalla que en los extremos del área donde proliferan estas macroalgas confluyen dos grandes aportes de nutrientes: al oeste, las enormes cantidades de sedimentos que arrastran el Amazonas y otros ríos americanos como el Orinoco.
Al este, el afloramiento de aguas profundas en la región que va desde las Canarias hasta al sur de las islas de Cabo Verde. Aunque no son las únicas, sí son las principales fuentes de vida en el Atlántico central.
En tanto, en el extremo contrario, el Amazonas descarga hasta 200 mil metros cúbicos en el Atlántico por segundo. Con el agua van toneladas de sedimentos que cambian el color del mar y en la última década la cantidad y composición de esta descarga están cambiando, apunta.

Y SIGUE LLEGANDO
Mecidas por las corrientes, las macroalgas se mueven entre las costas africanas al sur de Canarias y el Golfo de Guinea, así como por las costas americanas al sur de las Antillas y hasta la desembocadura del Amazonas. El ciclo biológico del sargazo llega a su máximo en verano para ir desapareciendo a final de año.Sobresale que desde 2011, la región identificada como el “Mar de los Sargazos”, empezó a emerger alcanzando su máximo apogeo en julio de 2018, cuando registró una dimensión de 8 mil 850 kilómetros.En la actualidad, las playas del Caribe mexicano están cubiertas por sargazo que continúa arribando a las playas procedente del océano Atlántico.

Descomunal
La gigantesca masa de sargazo del Atlántico podría estar favorecida por fertilizantes naturales y artificiales.

  • El nitrógeno y fósforo se extienden en el Atlántico desde la costa de África Occidental
  • Asimismo, alimentan al sargazo nutrientes que provienen de la deforestación y que corren hacia río americanos
  • Otro factor que contribuye es el afloramiento de aguas profundas que va desde las Canarias hasta al sur de las islas de Cabo Verde
  • Además, el Amazonas descarga hasta 200 mil metros cúbicos en el Atlántico por segundo, junto a toneladas de sedimentos

Mar de algas
20 millones de toneladas de biomasa vegetal reunió hace un año

  • 8, 850 kilómetros de sargazo en 2018
  • 8 años que va en aumento la proliferación
  • 19 años de observaciones satelitales en la zona

Comentarios