Nacional

Ofreció Lozoya cargo a directivo

Según la Fiscalía, el ex funcionario llegó a prometer a un alto mando de Odebrecht un puesto en el Gobierno, si el PRI ganaba las elecciones
jueves, 30 de julio de 2020 · 00:00

AP
Ciudad de México

Emilio Loyoza, ex director de Petróleos Mexicanos, se convirtió ayer en el primer alto funcionario mexicano que se sienta en el banquillo acusado de recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio no sólo de jugosos contratos, sino que también -según la Fiscalía- llegó a ofrecer a uno de los directivos de la compañía un cargo en el Gobierno si su agrupación política, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ganaba las elecciones.

La justicia mexicana inició un primer proceso a Lozoya el martes por uso de recursos de procedencia ilícita y gracias a la disposición del ex funcionario a colaborar con la justicia, el juez decretó que llevara su juicio en libertad, aunque sin pasaporte, con un brazalete electrónico y presentándose ante las autoridades cada 15 días.

En esta segunda jornada podría abrirse contra él un segundo juicio por delitos equivalentes a soborno, asociación delictuosa y lavado de dinero en el marco de la gran red de sobornos orquestada por Odebrecht en toda la región para hacerse con lucrativos contratos oficiales. También en este caso su defensa ha dicho que el imputado está dispuesto a colaborar.

El ex funcionario compareció por videoconferencia desde el hospital donde ingresó desde que fue extraditado, y en ambas casos se declaró inocente y dijo que fue utilizado.

‘INTIMIDADO E INFLUENCIADO’
Las audiencias no fueron públicas pero toda la información que trascendió de las mismas procede de un resumen informal realizado por funcionarios del poder judicial y transmitido vía WhatsApp.

Según estas sinopsis, Lozoya dijo que fue “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado” y se comprometió a denunciar y señalar “a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos”.

El caso del ex director de la energética mexicana ha generado una tremenda expectación porque Lozoya fue un cercano colaborador del ex presidente Enrique Peña Nieto, quien llegó al poder en 2012 de mano del PRI.

Directivos de Odebrecht denunciaron a finales de 2016 la red de sobornos que tenía organizada esta empresa con altos funcionarios de América Latina pero México era, hasta ahora, uno de los dos únicos países donde las investigaciones no habían avanzado. El otro es Venezuela.

Según la acusación, Odebrecht obtuvo ganancias por 39 millones de dólares por obras que realizó en México y cuyos contratos aparentemente consiguió mediante sobornos y dio a Lozoya 4 millones de dólares para financiar la campaña en 2012 de Peña Nieto.

COMPAÑÍAS ‘FANTASMA’
La Fiscalía indicó que se confabuló con su esposa, su hermana y su madre para canalizar dichos fondos a través de compañías fantasma bajo su control. Algunas de las empresas estaban ubicadas en paraísos fiscales.

También dijo la Fiscalía que el responsable de la brasileña en México se reunía con Lozoya para “pedirle orientación en la estructuración de programas” en estados como Tamaulipas, Veracruz e Hidalgo.

Los fiscales mencionaron algunas cuentas que aparentemente fueron utilizadas en estas operaciones fraudulentas.

Odebrecht también aportó, supuestamente, otros 6 millones de dólares una vez que Peña Nieto asumió la presidencia. Parte de ese dinero presuntamente se utilizó para sobornar a legisladores para que aprobaran el emblemático paquete de reformas del gobierno de Peña Nieto, conocido como Pacto por México, que abrió el sector energético del país a una mayor inversión privada.

López Obrador se opuso a la reforma energética y ayer insinuó en conferencia de prensa que en la segunda mitad de su gobierno, de 2021 a 2024, podría intentar revertir las aperturas energéticas al sector privado, pero respetando los contratos de exploración que se firmaron bajo las reformas.

‘FUE UTILIZADO’ 
La defensa ha insistido en que su defendido fue utilizado. Sin embargo, la Fiscalía señaló que Lozoya supuestamente utilizó buena parte de los sobornos para adquirir bienes raíces para él o sus familiares.

Lozoya no identificó al grupo que asegura que lo “utilizó”, pero sus palabras parecen insinuar que está listo para implicar a ex funcionarios del gobierno de Peña Nieto, ya que su colaboración con la justicia puede implicar que actúe como testigo protegido a cambio de una posible reducción de sentencia o eliminación de los cargos.

El martes, la Fiscalía pasó buena parte de la audiencia describiendo la manera en que supuestamente Lozoya recibió alrededor de 3.4 millones de dólares en pagos de una compañía mexicana en 2012.

Dijeron que en 2013, como director de Pemex, Lozoya argumentó en contra de toda evidencia y razón que Pemex debería pagarle a dicha compañía un valor mucho mayor al establecido por una planta de fertilizantes obsoleta y en desuso.

El ex funcionario huyó de México y desató una persecución de varios meses por parte de las autoridades en el extranjero. La policía española lo arrestó en la ciudad de Málaga en febrero y fue extraditado a México a mediados de julio.

Por la disposición del ex funcionario a colaborar con la justicia, el juez decretó que llevara su juicio en libertad, aunque sin pasaporte, con un brazalete electrónico y presentándose ante las autoridades cada 15 días


 

 

Comentarios