Palabra

La física y la danza, una pareja en equilibrio

La danza es intrínsecamente física, pues los seres humanos somos moléculas y átomos en constante movimiento, afirma la bailarina, coreógrafa y maestra en Ciencias Minerva Muñoz
domingo, 27 de marzo de 2016 · 00:00
Por Estefania Ibañez 

El arte de la danza está relacionado estrictamente con la física. Se trata de movimiento y tiempo; un cuerpo que se mueve en el espacio y está sujeto a todas la leyes de la física, desde un aspecto clásico hasta aspectos profundos.

Para la bailarina, coreógrafa y maestra en Ciencias, Minerva Muñoz, la danza es intrínsecamente física, es decir, considera que los seres humanos somos moléculas y átomos en constante movimiento y, por ende, ambos aspectos, danza y ciencia, estarán juntos desde su concepción.

Actualmente Minerva se desempeña como maestra del Taller de Danza Contemporánea de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y en el Centro Estatal de las Artes de Ensenada (Ceart).

Durante muchos años se dedicó a instruir a grupos de la universidad, pero fue en 2011 que presentó por primera vez obras propias y mostrar la relación de los fenómenos físicos con la danza.

"Por años me dediqué solamente a dar clases. Fue poco a poco que algunas personas me animaron y me cuestionaban constantemente el porqué no las relacionaba si son dos aspectos que me apasionan. Me decidí y empecé a hacer piezas que tomaban temas de fenómenos físicos.

"Durante mucho tiempo tenía la idea, lo pensaba y lo miraba reflejado pero lo hacía sólo para mí, hasta que decidí realmente entrar en la relación de conceptos de la física con la danza.”

Lenguajes de la expresión artística

Su deseo de trazar una línea en esta disciplina la orillaron a explorar otros lenguajes de la expresión artística, no sólo piezas de diferentes estilos de danza como el jazz, tap y danza africana, sino que nació en ella la inquietud de integrar sus experiencias y conocimientos artísticos fusionándolos con su formación científica.

Notar y experimentar que existe una relación intrínseca entre la física y la danza, además de comprender que ambas forman un conjunto indisoluble, fue la clave para que Minerva desarrollara la relación en escenario entre ambos.

Sus piezas se distinguen por el estudio de fenómenos físicos, tal como lo describe la puesta Ósmosis en tres movimientos, que realizó en colaboración con las artistas visuales Marisa Caichiolo y Kio Griffin, de Los Ángeles, California.

 "En el desarrollo de esa pieza utilizamos visuales para poder proyectar en lo que está basada, es decir, en el comportamiento y composición del agua; trazamos líneas y explicamos la molécula”.

También habla de la pieza "Reflexiones múltiples”, misma que surgió a raíz de los fenómenos ópticos.

"Esta presentación fue basada en fenómenos de la óptica y la reflexión, de cómo una imagen se reproduce en los espejos. La pieza la trabajé originalmente con muchas personas para dar efecto de masa, además con el uso de placas metálicas para dar un reflejo y con el concepto de la dualidad de una partícula.

"La representación iniciaba con una persona y conforme evolucionaba la pieza interactuaban con otras personas, lo que surgiría en el efecto de masa.”

Posteriormente, Minerva Muñoz desarrolló el proyecto artístico "Interacciones fundamentales”, basado en fenómenos de la física cuántica y comportamiento de la materia a nivel fundamental, tomando como conceptos la dualidad onda-partícula, las fuerzas bajo las cuales se rige la interacción entre las partículas, el entrelazamiento cuántico y el comportamiento del campo de Higgs.

"Es una puesta en escena con música original compuesta por el músico Fabián Coronado. Esta es una metáfora de fenómenos físicos que va de lo conceptual, interpretado desde el lado humano a través de analogías a lo sensible de la expresión artística.

"Siempre busco en mis piezas nuevas formas de comunicación con el público, con el objetivo de que generen sensaciones, emociones o ideas a través de un reconocimiento en las acciones escénicas.”

El proyecto fue presentado en el encuentro sobre física y danza "Gva Session: Choreography in the quantum space”, en Ginebra, Suiza en 2015. En el mes de noviembre de ese año, Minerva Muñoz ofreció una plática sobre su proceso creativo y su experiencia como bailarina, coreógrafa y física.

"En el encuentro participaron coreógrafos, bailarines, músicos, artistas de medios audiovisuales, un cineasta, físicos, ingenieros, una socióloga y un periodista, todos de diferentes nacionalidades como Suiza, India (país invitado), Francia, Alemania, Estados Unidos, España, entre otros.”

En este hecho trascendente Minerva fue la única artista—científica latinoamericana invitada como parte de los exponentes.
 
En colaboración

Gracias a su ímpetu y dedicación, Minerva Muñoz se ha relacionado con diferentes bailarines, coreógrafos y científicos, con el fin de ejecutar en escenarios propuestas de diferentes ramas del arte y de la ciencia que sirvan a la comunidad.

En conjunto con el coreógrafo suizo Gilles Jobin, coordinó un laboratorio creativo entre la física cuántica, tecnología y los diferentes medios artísticos: danza, música, cinematografía.

 "Esta fue una gran experiencia donde artistas de talla internacional apreciaron y valoraron con gran aceptación mi trabajo, y actualmente reconocen el valor que tiene la conjunción de todos los conocimientos y saberes que integran mi persona”.

Trabajo reciente

De su trabajo reciente, Minerva colabora con artistas visuales y músicos en el proyecto transdiciplinar GSSSP Rothko Blue Shadow Ensenada–Ciudad de México–Bogotá, mismo que define como una pieza de exploración escénica, plástica y sonora. La puesta en escena se lleva a cabo con música en vivo, compuesta e interpretada por el percusionista Miguel Ángel Cuevas.


Comentarios