Busquemos un sonido

domingo, 17 de diciembre de 2017 · 00:00

Por Estefania Ibañez

En diversas ocasiones, he mencionado que en Ensenada no tenemos un movimiento musical consolidado; sin embargo, podemos gozar de la interpretación de excelentes músicos, mujeres y hombres.

En concreto, la música es la que debe tener más fuerza y carácter, puesto que esas cualidades pueden generar en el promotor y el escucha la inspiración para apoyar y, con el paso del tiempo, afianzar un movimiento de rock y sus fusiones, metal, electrónica, jazz, folk, ska o más géneros.

Significa que cada semana tengamos opciones diversas de conciertos, no sólo en viernes o sábado, sino cualquier día y que por lo menos dos grupos realicen un espectáculo para los seguidores locales; inclusive, se pueda atraer al público visitante mediante la propuesta.

Se necesita de un itinerario de eventos que atraigan la atención de los curiosos de la música y que muestre el manjar melódico que los artistas porteños tienen por ofrecer.

Visiones musicales

Dos músicos, Paul Marrón, líder del grupo Childs, y Mauricio Montoya, baterista de Los Reptilianos, opinaron respecto a la propuesta musical de Ensenada y qué sonido puede obtener la ciudad a través de los años.

Paul dijo que considera que Ensenada ha tenido un progreso en la música, debido a que hace por lo menos diez años los espacios para promover a los grupos de casa no duraban abiertos.

“Creo que sí tiene un avance que ha permitido que se haga el movimiento donde se hacen grupos con integrantes de diferentes proyectos. En lo que refiere a los lugares para tocar, el Abel´s Bar tiene una escena que toca muy seguido y eso alimenta”, explicó.

Mauricio tiene una mirada diferente, el considera que Ensenada sí tiene un movimiento porque los músicos se han mostrado más receptivos al trabajo en colaboración y son más frecuentes los eventos en la ciudad, por lo menos de cinco años a la fecha.

“En ensenada si hay movimiento musical. Muchos músicos y agrupaciones que cada día nos facilitan más su trabajo para nuestro deleite, tanto en los escenarios de la ciudad como en sus producciones audiovisuales”, mencionó.

Cada determinado tiempo se inauguran más espacios que son oportunidad para los grupos, destaca Mauricio, y son más estudios musicales de disco que brindan diversos servicios.

Aún falta un largo recorrido

Es complejo poder distinguir a la ciudad con un sonido propio. Que un género o la fusión de varios sitúen a Ensenada como un lugar de música clásica, opera, rock, punk o ska, sólo por establecer ejemplos.

Paul explicó que en el puerto no se ha concretado una sonoridad, pero que puede ser con el paso del tiempo, algo semejante a un estado de relajación y, en contraste, a una fiesta.

“Siento que puede ser ambiental o pacifico como el chillwave, y por otro lado a un movimiento en el que se establezca el ska”, dijo.

La mayoría de los músicos y algunas excepciones y decepciones, dijo Mauricio, realizan interpretación grata con el instrumento, no obstante, no está concreto un sonido.

“Anteponemos el talento y esa es nuestra firma. Un sonido como tal no hay, pero pienso que puede ser más adelante el punk o la cumbia”, expresó.

Aún falta que se consolide un movimiento en Ensenada, es una labor no sólo de músicos, sino del apoyo de público y promotores.

Por lo pronto se puede disfrutar de los conciertos que al mes proponen los músicos porteños y reflexionar qué sonido puede caracterizar a la “Bella Cenicienta del Pacifico”. Por mi mente pasan un par, me imagino que el rock blues o el jazz pueden reinar en el puerto. Y a usted estimado lector, ¿cuál le gustaría?

Galería de fotos

Comentarios