La Feria del Libro Tijuana

Escritores locales y del interior del país presentan sus libros y ofrecen conferencias, y a lo largo de los días se ofrecen talleres para jóvenes y niños de manera gratuita
domingo, 04 de junio de 2017 · 00:02
Por Liz Durand Goytia* 

Del 19 al 28 de mayo de 2017 se llevaron a cabo las actividades que año con año se realizan en esta la Feria del Libro Tijuana (FLT), ahora ya también en diferentes espacios además de las instalaciones del Centro Cultural Tijuana (Cecut).

Escritores locales y del interior del país presentan sus libros y ofrecen conferencias, y a lo largo de los días se ofrecen talleres para jóvenes y niños de manera gratuita.

Algunos talleres que llamaron mi atención fueron los ofrecidos por jóvenes youtubers instruyendo a los demás jóvenes acerca de la experiencia de manejar el formato del video para compartir su creatividad literaria por medio de video blogs. 

También estuvieron los jóvenes encabezados por Luis Alberto Paz compartiendo la manera de trabajar con la poesía con medios digitales.

Feria elitista 
La asistencia es copiosa, el lugar es atractivo y la oportunidad de escuchar de viva voz a un poeta o escritor favorito es bien aprovechada por el público que visita la feria. 

Los variados espacios en donde ocurren simultáneamente actividades para niños o adultos están siempre saturados y se puede pasar el día escuchando grupos musicales o degustando lo que ofrezca el pasillo gastronómico.

A pesar del esfuerzo del comité organizador de la feria por acercar a diversas zonas de la ciudad las actividades, sigue existiendo la opinión de que para muchos la Zona Río es inaccesible y consideran por lo tanto que la feria es elitista.

Otro peso encima de este evento es la pobre oferta con respecto a los libros: por una parte los precios no son atractivos, y por otra, no hay tanta variedad. Quizá por eso las carpas más visitadas eran las de libros usados.
Es un hecho que organizar un evento de esa envergadura no resulta sencillo, y lo es también que nunca se le da gusto a todos. 

Quienes van a la feria y la disfrutan solamente asistiendo a presentaciones y conferencias pasan un tiempo agradable, adquieren  el libro de su autor favorito y su autógrafo y se dan por bien servidos con el elenco musical, que este año trajo como novedad el Fandango veracruzano con el grupo formado por integrantes de Mono blanco, Son de Madera y Cojolites, que remataron una de las noches precisamente con un fandango popular.

Fiesta de los libros 
Los talleres este año fueron dedicados a dar a conocer la obra de Leonora Carrington con actividades lúdicas para niños, otros talleres tuvieron temas de cine, algunos con actividades manuales para niños; el que llevé se trataba de construir un diccionario fantástico con maromas de palabras inventadas con todo y su significado, y todos estuvieron muy concurridos por las familias.

Puede que no sea lo que muchos quisieran, pero la Feria del Libro de Tijuana cumple con la función de acercar a muchos a la fiesta de los libros con la literatura, la cultura popular, la música y los talleres. 

La nutrida concurrencia en cada uno de los días de la feria, sobre todo el fin de semana, indica que locales y fuereños la disfrutan, pues sus visitantes también son de Tecate, Ensenada o Mexicali.

Las presentaciones de escritores y poetas de Ensenada es siempre un puente para acercarse a un público diferente y para retroalimentarse de una manera dinámica al establecer contacto con una sociedad distinta.
Personalmente, coincido en que debería haber editoriales de todo el país –y del mundo-  y no sólo libreros y editores de Tijuana pero eso es únicamente el deseo de algunos que consideramos una feria del libro como la gran oportunidad para conocer el trabajo de otras editoriales que quizá de otra manera no tendríamos cerca.
Por lo pronto terminó y me parece que muchos quedamos contentos y satisfechos con lo que hicimos o vimos en la feria, y nos quedamos esperando que la próxima sea mejor.

De manera que la Feria del Libro de Tijuana cerró sus actividades habiendo cumplido exitosamente el cometido de reunir autores y obras, artistas y público en un espacio donde el personaje principal fueron los libros.

Este año la FLT invitó a diferentes personalidades literarias y rindió homenaje a grandes como Leonora Carrington y Juan Rulfo. 

*Poeta residente en Ensenada. 

Galería de fotos

Comentarios