El recuento del año

domingo, 07 de enero de 2018 · 00:00

Por Liz Durand Goytia*


Estamos en fechas en las que la reflexión nos toma por asalto cuando nos hacemos cargo de que ha terminado un ciclo e inicia uno nuevo. 
Hacemos consideraciones acerca de lo que hicimos, lo que dejamos de hacer y lo que emprenderemos, a veces de manera poco realista o no muy comprometida, pues a la mera hora muchas intenciones se quedan en la lista y son borradas por el tiempo y el olvido.
Pero lo que hicimos ahí está: donde pusimos cada cosa y cada empeño. Pienso que no se trata de hacer grandes cosas una vez, sino de hacer cosas pequeñas constantemente. 
Es nuestro granito de arena que a lo largo de una vida, aún si no fuera larga, se acumulará para tener la importancia con que revestimos nuestras acciones al darles una finalidad: crear conciencia, hacer crecer, dejar una huella o en fin, todas esas intenciones que tenemos al hacer lo que intentamos.

Generosas intensiones 
Por lo pronto, aquí en el puerto la actividad cultural está en pleno crecimiento; vemos varios colectivos trabajando con artistas, fotógrafos, poetas, escritores, pintores y músicos en beneficio de nuestra sociedad: lecturas, conciertos, publicaciones, festivales están creando sus nichos en diferentes localidades con la participación de muchos jóvenes que entienden que debemos acercarnos y aprender y gozar del arte entre todos.
Esperemos que este año consolide muchas de estas generosas intenciones y que los eventos sean cada vez para más gente no sólo asistiendo para disfrutar sino también para compartir conocimientos. 
Todos para todos, como los mosqueteros, es lo que podría llevarnos adelante frente a una situación en la que muchas necesidades no están siendo cubiertas por las instituciones. Esperemos o exijamos que hagan lo que tienen que hacer, pero sin olvidar que nosotros, ciudadanos, tenemos también la oportunidad de compartir nuestros saberes con nuestra comunidad.
 

*Poeta.
 

Galería de fotos

Comentarios