#Palabra

El Vaivén de la Ciencia

Horacio de la Cueva*
sábado, 06 de octubre de 2018 · 00:00

¿Invasión o Panmixia?

Desde que el Homo sapiens salió del Serengeti en el África sigue moviéndose por el mundo. Estos desplazamientos nos han llevado a adaptarnos a las condiciones de nuestras nuevas residencias.

En América somos intolerantes a la lactosa, las vacas no viajaron por el estrecho de Bering; en Europa son muy sensibles a los rayos solares, en África los genes que producen anemia falciforme defienden del paludismo.

La disponibilidad y calidad de la alimentación y la adaptación a las enfermedades han determinado nuestra digestión, costumbres y culturas. 

¿Podemos hablar de razas humanas? No hay diferencias genéticas humanas que justifiquen su existencia. El concepto de raza fue creado por la colonización europea. Desaparece lentamente de nuestras culturas aunque la resistencia al cambio, el racismo, llena las primeras planas.

Hemos llenado el mundo con una población superior a los 7 mil millones. Seguimos creciendo y moviéndonos por el planeta. Migramos por razones climáticas, falta de alimentos o agua, enfermedades y, en los últimos siglos por guerras, discriminación y persecución religiosa o racial. Migramos sobre todo porque buscamos los recursos que nos den sustento y seguridad. No hay barrera que detenga el movimiento humano.

Bienvenida la panmixia al siglo XXI

Las noticias tienden a tratar las migraciones humanas del siglo XXI como hordas invasoras apocalípticas. Afuera de su muro mental, Trump nos acusa a todos de ser lo peor del mundo; además, acaba de reducir de 45 a 30 mil el número de refugiados que serán aceptados en los Estados Unidos en 2019 (de México ni hablamos los poquísimos refugiados que aceptamos son presumidos como muestra de gran humanismo ¿volveremos a ser el refugio de perseguidos que nos ganó respeto internacional?).

Las protestas racistas y antimigrantes europeas temen que las migraciones sean el fin de la civilización judeo-cristiana a mano de musulmanes africanos. En Myanmar los musulmanes Rohinyá son expulsados a Bangladesh por sus creencias.

¿Cómo nos ayudan las migraciones? Nuestra especie crece, somos ejemplo de libro de texto sobre dinámica poblacional. En el crecimiento de las poblaciones existe una condición difícil de alcanzar, la panmixia.

En panmixia todos los organismos en edad reproductiva tienen la posibilidad de reproducirse con cualquier otro miembro del sexo opuesto. Esto asegura que el intercambio genético se maximice, permitiendo que las mejores adaptaciones se distribuyan en la población.

Existen 2 problemas para cumplir esta condición. Una insuperable es el tiempo, no todos los individuos están en edad reproductiva; el segundo problema es que no todos los individuos reproductivos tienen la misma probabilidad de encontrarse para reproducirse.

Las migraciones son y han sido el mejor mecanismo que tenemos para acercarnos a la panmixia. Cuando individuos adaptados a condiciones locales diferentes se reproducen resulta en la dispersión de genes en una población más amplia que de la que proceden.

Dejemos atrás nuestros prejuicios culturales contra los otros que no son tan diferentes de nosotros, pero que tiene mucho que enseñarnos de distintas formas como hacer y entender nuestro medio. Bienvenida la panmixia al siglo XXI.

“¿Podemos hablar de razas humanas? No hay diferencias genéticas humanas que justifiquen su existencia. El concepto de raza fue creado por la colonización europea. Desaparece lentamente de nuestras culturas aunque la resistencia al cambio, el racismo, llena las primeras planas”.

 

*Investigador del Departamento de Biología de la Conservación, CICESE.

Galería de fotos

Comentarios