#Palabra

Los recuerdos del porvenir de Elena Garro

Por Lesli Mejía*
sábado, 17 de noviembre de 2018 · 00:00

La primera novela de Elena Garro, “Los recuerdos del porvenir”, se enfoca en los temas del tiempo y la memoria, como el título implica: difumina la línea entre pasado y futuro al subvertir la concepción del tiempo en un contexto posrevolución mexicana.

La obra plantea, desde el principio, la forma en que cada personaje siente el tiempo pasar en relación consigo mismos, con los demás y con las situaciones violentas de su pueblo, causadas por el general Francisco Rosas.

Los personajes habitan un pequeño pueblo llamado Ixtepec. En este contexto rural, aluden a la situación política y social de México constantemente: los personajes hablan sobre los presidentes, sobre los “indios” y sobre la opresión militar que sufren.

Ixtepec es no sólo el espacio, sino también el narrador de esta novela. Esto enriquece a la obra, la voz narrativa es comunal, polifónica, omnipresente y abstracta, ofreciendo observaciones y detalles que un narrador común no podría.

Desde la perspectiva del pueblo, consciente de las actividades y personas en sus calles, plazas y edificios, los lectores aprendemos sobre las familias que ahí viven y, principalmente, sobre los militares violentando al pueblo y las “queridas” de éstos.

Estas “queridas” son, en realidad, las mujeres que ellos se robaron en otros pueblos, lo que sugiere otro tipo de violencia fundamental en la época: la de género. Las mujeres se trataban como objetos, posesiones, que los militares traían como ornamentos y que eran regularmente juzgadas –en vez de socorridas– por los habitantes de Ixtepec. Así, en la obra subyace una crítica tácita al machismo posrevolucionario y rural en México.

Una novela hermosa y desgarradora

La novela se divide en 2 partes, la primera de las cuales se enfoca en Francisco Rosas y su “querida”, Julia. Ambos personajes son embargados por una profunda melancolía. Rosas añora el cariño de Julia, quien es indiferente, apática y pasiva porque, robada de su libertad, es muy infeliz.

Estos 2 personajes impulsan la trama debido a que, en un afán de desahogar su frustración causada por Julia, Rosas aterroriza al pueblo, asesinando a gente de vez en cuando y reprimiéndolos sin razón.

El conflicto de la trama empieza cuando un forastero llamado Felipe Hurtado llega a Ixtepec, quien parece conocer a Julia y fue por ella. La primera parte de la novela termina con la pareja huyendo de las garras de Rosas, para catalizar así la segunda parte. Ésta consiste de la violencia, ahora exacerbada, que Rosas comienza a imponer sobre el pueblo después de que su amada se libera al fin de él, y que termina por llevar a un trágico final.

Los recuerdos del porvenir es hermosa, desgarradora, llena de reflexiones existenciales e inmensamente interesante. Aunque el tiempo y la memoria son fundamentales para la narrativa, ésta es complementada por los temas de amor, familia, tristeza y, por supuesto, por varias críticas sociales que aluden a la dinámica de violencia en la sociedad mexicana de esta época, con la cual se encuentran correspondencias en la actualidad.

*Estudiante de Literatura Inglesa y escritora.

 

“La obra plantea, desde el principio, la forma en que cada personaje siente el tiempo pasar en relación consigo mismos, con los demás y con las situaciones violentas de su pueblo, causadas por el general Francisco Rosas”.

 

 

Comentarios