Me espresso tour

Un café sin pretensiones

Por Karla Bañales*
sábado, 08 de septiembre de 2018 · 14:27

El verano comienza a despedirse poco a poco, eso indica que pronto los días se acortaran. Aprovecho la mañana cálida para no olvidar el Sol y antes de decirle adiós me lleva a “Un rincón de Italia en Ensenada” tal como la frase característica del Café que he decidido visitar para celebrar el primer mes del recorrido con esta columna.

La Dolce Vita es un dulce bálsamo al corazón, una verdadera cafetería estilo italiano donde el visitante se siente en casa cuando un extranjero te dice: ¡Bienvenido! Y es que ser atendido por el propietario Vincenzo Blundo hace de tu experiencia en el lugar toda una diferencia.

Enzo, (como todos sus amigos le llaman) ha recorrido mas de 10 mil kilómetros desde Italia para ofrecerle a esta ciudad un lugar con carácter propio; de personalidad inconfundible, donde tu bebida se sirve en charola de plata y las fotografías de paisajes italianos te transportan a donde los sueños pertenecen. 

Muchas personas han encontrado un intercambio emocional que los hace regresar y no sólo por su exquisita selección de música de fondo sino porque el café es indudablemente delicioso. Servido en un clásico tamaño de taza italiana, el Ristretto de una onza es vertido dentro de la delicada pieza de cerámica blanca la cual fue tomada sobre la máquina de espresso para conservar la temperatura adecuada del café.

La mezcla de Arábica de Brasil y Robusta de África me produjo sorpresa al sentir que su aroma llenaba el espacio, luego al probarlo surgieron una variedad de sabores con un toque de ligera acidez que permitió resaltar notas de chocolate amargo que acompañaban el avellana claro de la crema.

De pronto, la frase “una musica dolce sounava soltanto per me...Volare... oh, oh!” salta a mis oídos y no es mi imaginación sino que la canción que inmortalizó a Domenico Modugno con “Nel blu dipinto di blu” comenzó a sonar desde las bocinas del lugar. ¡Qué bello coincidir con esta melodía desde este rincón lleno de historias y pláticas interminables desde hace más de cinco años! Un café acogedor sin pretensiones que sorprenda a la vista y al paladar es sin duda lo que siempre será necesario tener cerca, como una luz en medio de la nada, casi un refugio para quien quiera escapar y a la vez encontrarse.

Me queda resonando en mi mente la frase que finalizó nuestra conversación aquel día: “¿Te gustó o no te gustó? Eso es lo que importa, más que otra cosa”. Sin duda, regresaré.

Ficha Técnica del Barista Vincenzo Blundo

  • Café Ristretto (1 onza)
  • Mezcla de granos de café Arábica de Brasil y Robusta de África
  • Tueste Espresso Italiano

Frase:

“La Dolce Vita es un dulce bálsamo al corazón, una verdadera cafetería estilo italiano donde el visitante se siente en casa cuando un extranjero te dice: ¡Bienvenido! Y es que ser atendido por el propietario Vincenzo Blundo hace de tu experiencia en el lugar toda una diferencia”.

 

Comentarios