Ideas gratis

El diseño y el arte

sábado, 12 de enero de 2019 · 00:00

Por Anna Rivera León*  

¿Hasta qué punto la línea entre el arte y el diseño desaparece? Si bien la franja que divide estas 2 disciplinas es muy ancha, la mayoría de la gente la ha borrado con el tiempo hasta confundirlas.

El arte es libertad, sentimientos y emociones drenadas con el espíritu abstracto, no tiene principio o fin y el mensaje no está en él sino en sus receptores.

El proceso de una obra de arte requiere de inspiración, trata de confrontar un pensamiento con la realidad y no hay límites para lo que se crea porque no necesita aprobación, es natural.

El diseño es orden, disciplina y comunicación. Tiene la función de transmitir un mensaje especifico y depende de su estructura visual o auditiva para interpretarlo.

Requiere de planeación, investigación y hechos concretos. Está sujeto a auditoria, obligado a admitir su mensaje lo más simple posible: no puede mentir.

La relación entre las dos disciplinas va de la mano, pero no por el mismo camino. El diseño y el arte no son lo mismo y esta afirmación cierra la incógnita del primer párrafo.

Menos palabras, más paisaje

Si las personas han construido una alianza tan fuerte entre estos conceptos entonces ¿qué relación tienen al ser tan distantes?

La historia es un punto clave.  El diseño es una profesión que requiere de fundamentos, y el arte es uno de ellos. No se puede ejercer una profesión sin saber la historia de la misma, los orígenes nos remontan a quienes somos y si tenemos suerte, podemos aprender de ellos.

El diseño gráfico existe desde el tiempo de la revolución industrial, pero sólo se comenzó a reconocer como tal cuando la necesidad de convertir el arte en comunicación fue explícita.

Los libros, carteles y afiches han cambiado con el tiempo, son más creativos, más adaptados a lo que las generaciones exigen, influyendo en la sociedad por medio de un mensaje a transmitir, con un lenguaje visual claro y llamativo, que además, cumple un propósito.

Ambas actividades creativas han evolucionado de formas distintas. No es de sorprenderse que estas disciplinas tan cargadas de significado sigan exponiéndose como un sinónimo; simplemente hay que diferenciarlas para comprender su lejana semántica.

El arte tiene la suerte de liberar para reinventar por medio de sus trazos, el diseño es todo aquello que nos permite descifrar el entorno de una manera útil y realista.

Existe el arte dentro del diseño, pero no por eso debemos colocar cada obra que veamos en un pedestal y llamarlo exclusivo, tiene que ver mucho con la calidad que expresa, el tiempo que se tomó en sanar detalles y con la educación visual que hayamos desarrollado a lo largo del tiempo.

“Ambas actividades creativas han evolucionado de formas distintas. No es de sorprenderse que estas disciplinas tan cargadas de significado sigan exponiéndose como un sinónimo; simplemente hay que diferenciarlas para comprender su lejana semántica”.

*Diseñadora.

 

 

 

 

Comentarios