PALABRA

Coros: riqueza y diversidad

sábado, 26 de enero de 2019 · 00:00

Por Miriam Carballo*

La conformación de un coro es mucho más que cantar en grupo, es decir, significa cantar con otros, expresarse en un núcleo de socialización, y compartir (y no competir) en grupo, pero sobre todo, es una expresión musical con sentido social y gran desarrollo humano.

Al ser una organización social, por medio del coro los integrantes aportan diversos elementos que enriquecen al grupo donde cada persona tiene un lugar especial.

Conformación grupal

El coro en su formato de expresión musical surgió en la antigua Grecia y en la Roma imperial. Según la historia, eran promovidos en actos musicales y de circo.

En la edad media fueron formados coros en iglesias para acompañar la liturgia integrados sólo por hombres en monasterios masculinos y por mujeres en monasterios femeninos.

A principios del siglo 10 apareció la Polifonía que permitió el desarrollo de agrupaciones vocales, cantando a 2 voces, luego 3 y 4 voces, aunque no formaron coros, sino tríos y cuartetos.

En los siglos 14 y 15 incluyeron las voces agudas con niños. A partir del siglo 16 aumentó el número de integrantes y aumentó aún más, durante el Barroco y Clasicismo (siglos 17 y 18), por lo que fueron designados, la tesitura de las voces: soprano, contraalto, tenor. En esa época, las grandes obras corales eran de los clásicos Vivaldi, Mozart y Bach, entre otros.

En el siglo 19 (Romanticismo) revolucionó el mundo coral, los grupos eran de 800 integrantes y el fenómeno de socialización, siendo los coros considerados medios de solidaridad, formación de personas.

A partir del siglo 20 el canto coral adquirió elevado sentido social al unir en las agrupaciones a personas de diferentes círculos culturales, estratos sociales, ideologías, razas, sexos y edades.

Coro Lyrica

En diciembre pasado el Coro Lyrica del poblado de Maneadero realizó una presentación en la sala Francisco Zarco y otras tres en la Concha Acústica de la Ventana al Mar, en Ensenada.

Los integrantes, la mayoría jóvenes, interpretaron dada la ocasión, villancicos con el único propósito de compartir la alegría de la navidad.

Los directores del Coro Lyrica, han logrado unir a personas de diferentes edades que colaboran en un ambiente armónico, con alto sentido de respeto y talento musical. En poco tiempo el grupo ha adquirido calidad artística y excelencia en presentación.

Durante uno de sus conciertos, la riqueza y diversidad de voces me llenó de entusiasmo, pero también, la creatividad de Evelyn Carballo y su parentela (de sangre y adoptiva), para diseñar un concierto muy alegre y con una propuesta coral diferente.

Me emocionó ver a estos jóvenes, y los no tanto, trabajando para integrar a otros al arte y contribuir de esta manera en transmitir la belleza de la música, en un camino para la construcción del desarrollo y la paz social.

*Representante del ICBC en Ensenada.

mcarballo62@hotmail.com

 

 

 

Comentarios