PALABRA

Pincel en éxtasis

La artista plástico Esther Aldaco Salido nos invitó a contemplar las pinceladas de décadas atrás, a conocer sus gustos por el arte. Nos habló de su familia, sus maestros, viajes y los personajes que admira
sábado, 26 de enero de 2019 · 00:00

Por Estefania Ibañez

La artista plástica y pintora Esther Aldaco Salido es la elegancia de la pintura en Ensenada.

Su trayectoria es amplia; la arquitectura y las mujeres de oficio proliferan en sus obras.

Nos invitó a mi compañero fotógrafo Isaac Rosas y a mí, a hacer un recorrido breve en su hogar, donde tiene los cuadros de décadas atrás y los más recientes. Inició mostrándonos su calendario 2019 que ella considera “muy interesante”.

Quienes ya hemos platicado aunque sea una vez con la también maestra Esther, sabemos que aún tiene capacidad de asombro, por lo que es una exquisitez estar al lado de ella, escuchando sus historias y la historia del arte.

Con pulcritud nos explicó el resultado de este calendario que lleva plasmadas palabras de la escritora María Eugenia Bonifaz de Novelo y del artista plástico Alfredo Derek.

Cada mes tiene una fotografía de Aldaco Salido y uno de sus cuadros arquitectónicos. Desde los 2 años nos muestra su visión; la mirada constante de una niña que conforme crece, adquiere más carácter y voluntad propia.

En las páginas también encontramos a Esther adolescente, hija, hermana, amiga y viajera por Europa y México. En uno de los espacios la podemos ver con el ex presidente de la República Luis Echeverría y en otro, con una joven reportera a la que le cuenta sus técnicas de pintura.

Al ver esas imágenes, deja ver la trayectoria de una mujer que sabe que es una gran artista y al mismo tiempo, una dama que cuida los aspectos de su vida y no es nada presuntuosa.

En esta charla, la maestra nos contó que a la edad de 2 años hicieron una sesión fotográfica en su casa. En la década de los 20, los fotógrafos utilizaban una una cortina oscura para hacer la imagen y esa ocasión el fotógrafo le dijo a la artista que de la cortina saldría el “famoso pajarito”. Ella lo creyó.

“Cuando me iban a tomar fotos recién me salía el pelo, el fotógrafo me dijo el truco del pajarito; me emocioné, pero nunca salió. Fue para mí espantoso, no lloré, pero ahí descubrí el engaño: me tragué todo aquello. Más adelante a los 4 ya no me engañaron. A esa edad en todo me fijaba”, contó la maestra”.

La artista Esther descubría el mundo muy rápido, su pasatiempo más grande era observar objetos o paisajes, los que más tarde comenzó a pintar.

Ella nació en 1924, en Monterrey, Nuevo León, aunque después con su familia se instaló en Sonora y en otros municipios del país.

A los 2 años dijo que ya era una grafitera, pintaba las paredes de su casa tutelada por su padre, es a él a quien agradece el apoyo sin límites, pues en vez de juguetes, le regalaba colores, pinceles y otras herramientas dignas de artistas.

En su adolescencia empezó a formarse en las colectivas; después se unió a la licenciatura en Artes Plásticas en la Universidad de Sonora, posteriormente entró a La Esmeralda del INBA, donde fue becada y recibió enseñanza de los grandes: Raúl Anguiano, Olga Costa, Dr. Atl, Fernando Castro Pacheco, Diego Rivera y María Izquierdo.

La maestra colaboró con más hombres, que para ella fue un ciclo fantástico porque era escasa la participación femenina.

“Los docentes nos apoyaban mucho. Tenía un compañero de Sonora que no se despegaba de mí, me admiraba mucho”, indicó.

El padre

“Tengo recuerdos divinos de mi papá, mucha comunicación y cercanía con él”, compartió la maestra con una modesta sonrisa.

Su padre era una persona familiar, no le gustaba estar solo por lo que durante los viajes, iba acompañado de sus tres hijos: Luis, Esther y Martha, más su esposa, madre y las nanas que cuidaban a los pequeños.

“Mi papá nació en Chínipas, Chihuahua, era diputado, cuando era presidente el General Obregón; después fue senador con Calles y delegado agrario durante 30 años. Su vida era complicadita, pero de una sencillez increíble. Un día le pregunté ´Oye papá, ¿es cierto que los Géminis tienen doble personalidad?´. Yo pensé que me iba a decir que no, pero me respondió ´y muy marcada´.

“Entendí que él en la cámara de diputados iba a presentar informes de Zapata y los ejidos. De eso salía con botas y chaqueta con los campesinos y se hablaban en su idioma: con palabras subidas de tono, se adaptaba muy bien”, explicó.

A pesar de que antes muchos temas se “arreglaban a balazos”, contó, había líderes que componían las cosas.

“Mi tío el general Álvaro Obregón, era una figura importante, mi mamá hablaba de él divinidades. Fue  a él a quien le tocó lo más pesado, lo que es vérselas con el clero, arreglar las cosas sin balazos, cada quien respetándose, estuvo “dificilito”, destacó.

Algunos personajes

Esther Aldaco recordó que cuando visitaban el teatro del Palacio de Bellas Artes para gozar de un concierto, las mujeres iban vestidas con traje largo: “era muy bonito y se miraba muy elegante”, narró.

En esos días de arte, podía ver en ocasiones a Frida Kahlo y Diego Rivera, ellos tenían su palco particular y el compositor Carlos Chávez los saludaba frente al público antes de iniciar el concierto.

“Diego usaba una capa negra y se miraba más voluminoso; traía un macaco amaestrado, oía bien, correcto sin inquietarse en todo el concierto.

“Frida, guapa con sus trajes regionales y la falda hasta el suelo, porque ya no tenía pies, le habían quitado las falanges, después en una silla de ruedas, sufrió mucho esa mujer”, compartió la maestra.

Sus maestros

Sus docentes fueron piezas clave en su vida, sobre todo uno de origen español con quien mantuvo una entrañable amistad.

“Raúl Anguiano, Castro Pacheco, qué personas eran. Tuve un maestro español en la universidad, cinco años de estarlo oyendo; era una bellísima persona, buen maestro, amigo, consejero, qué maravilla.

“Llegó a Hermosillo, Sonora por problemas de la salud y “lo pescó” la universidad. Qué suerte para mí y para tantos. Lo admiré mucho; todos los de la época, qué maravilla de gente”, explicó.

Otros tiempos

En 1964 Esther Aldaco llegó a Ensenada con su familia; en la ciudad no había instrumentos para pintar y debían ir a San Diego, Estados Unidos, para equiparse, aunque tiempo después ella entregó una lista de utensilios para artistas a un pequeño negocio local, de esa forma empezó a crecer la propuesta.

“Antes hacíamos programas de Sor Juana, así era Ensenada, ahora resulta que no se puede nada. Vamos al vaivén de la cultura a la medida de la educación de los gobernantes en turno.

“Hay que buscar líderes que de verdad se preocupen, a veces el mismo pueblo se inclina con furia por un candidato, pero tengo esperanzas de mucha mujer que le guste la política, es bonito, cómo no.

Entre la charla, Aldaco Salido dijo muy emocionada que hacen falta mujeres en la política, sobre todo jóvenes porque están más preparadas.

A la maestra le gusta visitar exposiciones locales, pero a veces más que alegría le llega la tristeza al ver que una exhibición con un cuadro enmarcado “sólo es una chorreada de chapopote”.

“No hay que aceptar eso, es una burla y falta de respeto. Haciéndolo bien todo es difícil. Se necesita mucho tiempo, trabajo, fracaso, problemas: eso enseña. En mi caso, es una escuela constante desde que empecé de grafitera”, explicó.

El trabajo de Esther Aldaco es fascinante, sus cuadros tienen verdad y fantasía. Personas, La Rumorosa o la mítica isla Atlántida la acompañan en sus obras.

Cada que pinta es una agridulce contienda, debido a que sus obras usualmente son de templos mayas o locaciones naturales y la matemática es la ciencia que la guía para emprender el combate y lograr lo que la lógica le vocifera.   

En este quehacer que tanto le apasiona, no para hasta igualar los lados y colores; las sombras y las luces, o hasta que decide qué personaje o lugar colocará en primero o segundo plano.

Ha de ser una maravilla estar frente a la artista, que lo único que desea es expresar cultura, pasión y amor por el arte universal, el que poco a poco se pierde en el tiempo y que ella rescata en cada pincelada.

 

 

 

 

 

Galería de fotos

Comentarios