Deja gran legado pintora

Herlinda Sánchez-Laurel Zuñiga fue reconocida a nivel nacional e internacional por una extensa carrera artística, específicamente por su mural “Alegoría a la lucha”
sábado, 23 de febrero de 2019 · 00:00

La pintora y maestra Herlinda Sánchez-Laurel Zúñiga, falleció el 20 de febrero a los 77 años, en la Ciudad de México.

Fue reconocida a nivel nacional e internacional por una extensa carrera artística, específicamente por su mural “Alegoría a la lucha” ubicado en el Sindicato Estatal de Maestros de este puerto.

La obra elaborada en 1969 e inaugurada en 1970 la dedicó al Movimiento Estudiantil de 1968, en el que también se involucró como integrante del Comité Nacional de Huelga.

 

Reconocida en su natal Ensenada

En el 2018 la artista Sánchez-Laurel fue nombrada “Visitante Distinguida” del Municipio de Ensenada, por el XXII Ayuntamiento, con el evento Conferencia-Homenaje “Exposición Virtual”, coordinado por el Seminario de Historia de Baja California en conjunto con el Centro Social, Cívico y Cultural Riviera,  INAH-IIH-UABC y el Archivo Histórico de Ensenada.

Al respecto del día del reconocimiento, el presidente del Seminario de Historia de Baja California, Horacio Moncada González, explicó que convivió durante días con la pintora y ella le expuso la preocupación de su mural, el cual estaba deteriorado y requería ser restaurado.

“Entendí la pasión de la artista, su sensibilidad. Fue una experiencia bonita y confianza, a pesar de ser una artista importante, tenía una sencillez que hizo fácil el trato”, comentó.

Con relación al mural y su restauración, Mocada destacó: “ella hizo los enlaces para que el INBA pudiera revisar su obra, el compromiso fue con los dueños del mural, es decir, con los integrantes del sindicato; ellos pagarían los traslados y viáticos, hasta noviembre del año pasado no se había cumplido”, comentó.

González Moncada comentó que en los siguiente meses, en forma de homenaje póstumo, quizá el sindicato pueda apoyar con la medida de traer a los restauradores para que realicen el diagnostico.

“Posterior sería conseguir los recursos para hacer el trabajo de restauración y es aquí donde entran otros actores: sociedad civil y el Seminario de Historia. El Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), le hizo un homenaje a nivel estatal  hace un par de años, serían los obligados para hacer apoyar el trabajo de restauración de esta obra”, explicó Moncada.

El presidente del Seminario dijo que la maestra en su visita mencionó que en caso de que el sindicato no pudiera asumir su compromiso, podría buscarse otra sede.

“Sería cuestión de hacer reunión con los responsables del espacio y saber el destino, si no hay la voluntad de conservarlo está en riesgo”, aclaró.

 

“Alegoría a la lucha”

El mural de Herlinda es desmontable y mide 23.87 metros de largo. En éste incluyó las imágenes del ex presidente mexicano Benito Juárez y al líder militar Emiliano Zapata.

Además, conforme al análisis de la obra, expuso “referencias a las luchas estudiantiles, la sombra de enemigos de la época y el nacimiento del hombre que romperá las cadenas, para llevar a la victoria y restauración”.

El año pasado la autora visitó el puerto para ver el estado de su mural. Descubrió que está deteriorado por el tiempo, pero también porque personas han puesto sobre él algunos tipos de pegamentos para colocar adornos. 

Tales afectaciones fueron suficientes para que Herlinda pidiera que se restaurara la obra que simboliza una lucha que ella misma vivió.

“Es necesario restaurar toda la pintura, han hecho un muy mal uso. Aparte de que se maltrata por el tiempo, la gente le ha pegado silicón para colgar globos”, expresó en esa visita.

 

Voluntad Artística

Herlinda nació en 1941, en Ensenada, Baja California. Llegó a la Ciudad de México en 1965, para estudiar en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, de la que egresó en 1969.

Durante más de 3 décadas la artista plástica se ha dedicó también a la docencia e investigación. Su trayectoria ella misma la definió como importante, pues se considera “defensora de la educación”.

A pesar de tener esa postura, le gusta respetar a los artistas autodidactas, porque estima que en México existen exponentes que son muy valiosos.

“Para mi todos los artistas de México son importantes. Grabadores, dibujantes, muralistas; no hay que perderse nada de todo el ámbito de la pintura, hay que estar atentos”, mencionó.

Sánchez-Laurel fue admiradora del concepto -correspondencia de las artes-. Ella creyó que ya no se puede hablar de una manifestación artística sin que esté relacionada con otra.

“La pintura puede tener poesía y música, a la vez, la música puede tener pintura y poesía y la poesía puede tener música o pintura”, dijo.

Herlinda Sánchez destacó por participar en 150 exposiciones colectivas, un viaje que ha realizado con esfuerzo, pues aseguró que en esta carrera se debe tener mucha constancia, “no se vale rajarse”, comentó.

“Hay que trabajar mucho. A veces digo ´por qué estoy tan cansada´; todos los días trabajando en esto”, compartió.

Persistió en que es un trabajo cansado, pero que la satisface mucho: es lo que la motiva a seguir adelante, pero igualmente le gusta saber qué es lo que actualmente les preocupa a los artistas, y verlo a través de sus obras porque tiene claro que “un artista interesante aprovechará el arte para transmitir lo que siente”.

 

Visión y colecciones

La trayectoria de Herlinda fue admirable, fue amplía y se desde 1984 hasta el año pasado fue maestra de Dibujo en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, en la UNAM. En 1995 fue maestra e investigadora en Experimentación Visual (Pintura), en la institución pública.

Constituyó también en ese año, el Taller Alternativo de Pintura HSLZ, en su propio estudio, al que le asignó la práctica y el análisis del abstraccionismo, expresionismo abstracto e informalismo con cupo limitado de 10 alumnas, especialmente dedicado a mujeres interesadas en formarse en las artes.

Realizó más de 30 exposiciones individuales y más de 100 colectivas. Sus obras han estado en el Museo Carrillo Gil, INBA, Centro Cultural Tijuana, Arte A. C. Monterrey, Museo de Arte Contemporáneo Ángel Zárraga, Durango, y el Museo del Palacio de Bellas Artes, en la Sala Justino Fernández.

Sus piezas se han colocado en colecciones del Museo de Arte Moderno, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Centro Cultural Tijuana, el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), por mencionar sólo algunos.

Herlinda Sánchez-Laurel dejó en evidencia que no tuvo obstáculos. Recorrió el mundo con sus pinturas y éstas exponen historias; algunas de ella y otras de todos los mexicanos.

La solicitud para reavivar su mural ya está hecha. Incluso dos representantes del INBA valorarán la obra. Habrá que estar atentos al nuevo comienzo de “Alegoría a la lucha”.

El fallecimiento de Herlinda Sánchez, desafortunadamente, puede ser el detonante para lograr lo que no se hizo cuando ella aún estaba viva.

“Herlinda Sánchez-Laurel Zuñiga fue reconocida a nivel nacional e internacional por una extensa carrera artística, específicamente por su mural “Alegoría a la lucha” ubicado en el Sindicato Estatal de Maestros de este puerto.

 

“La obra “Alegoría a la lucha” elaborada en 1969 e inaugurada en 1970 la dedicó al Movimiento Estudiantil de 1968, en el que también se involucró como integrante del Comité Nacional de Huelga”.

Comentarios