Ideas gratis

Colores a granel

sábado, 9 de febrero de 2019 · 00:00

Por Anna Rivera*

En la actualidad hay bastantes artículos en revistas y en páginas digitales que nos que hablan acerca de la psicología del color; el significado asociado que tenemos con cada uno y cómo esta perspectiva influye en la forma que vemos el mundo. Mientras existan los colores, las generaciones no pararán de hablar del tema. 

Es seguro que desde la infancia nos han entrenado a contestar cuál es nuestro color favorito, como si fuera un requisito obligatorio escoger uno entre todo el espectro visible y en verdad, todo es relativo.

Hay combinaciones infinitas y analogías interminables que funcionan según su empleo, cada tono tiene un valor y es irrepetible por fracciones milimétricas de pigmentación (o luz, en el caso de las pantallas).

Si los colores tienen un comportamiento psicológico que trabaja individualmente, sería bueno identificarte con más de uno. Imagina el poder que tendrían en conjunto, incluso puedes proclamar que te gusta un degradado. 

 

Herramienta emocional

El sistema cromático en su pureza tiene un aditivo cognitivo asociado con las emociones y en la mercadotecnia es la principal herramienta para atraerte.

Toda la mercancía, empaques y etiquetas tienen una fuerte relación con lo que el consumidor espera comprar, por ejemplo, un producto puede parecer “orgánico” porque tiene tonos verdes sobre un cartoncillo color café, o un suplemento alimenticio en barra, puede dar la sensación de energía y vitalidad aplicando tonos amarillos y toques naranja.

La experiencia de tu día es el resultado de los colores que has visto a lo largo del mismo, incluso los tonos que visten las personas que te rodean, y todo aquello que has absorbido sin darte cuenta gracias a la luz.

Si una habitación tiene en su totalidad matices fríos y permaneces bastante tiempo allí, comenzará a influir en ti de manera negativa. Un ejemplo es el color  lavanda, puede parecer relajante y darle un toque interesante a tus interiores, pero el exceso de este color provoca tristeza.

Esto se debe a la simbología que se le ha atribuido a los colores, incluso los sintéticos siendo el caso de los fosforescentes tienen un mensaje.

Los colores dedicados a la política tienden a buscar confianza y seguridad; lo enfocados en la educación son más sobrios, los colores turísticos buscan atraer y entretener. Cada lugar que visitamos tiene un propósito al revestirse así, aunque parezca casualidad.

Para exprimir el potencial de los matices, todo lo que se necesita es agruparlos en paletas de colores que contrarresten los efectos contrarios de manera natural.

De esta forma estimado lector, escoge más de un tono para apropiarte de él, todos los que desees pueden ser tus favoritos, recuerda que los colores son eternos, pero la fascinación del ser humano por ellos es más. 

 

“Si los colores tienen un comportamiento psicológico que trabaja individualmente, sería bueno identificarte con más de uno. Imagina el poder que tendrían en conjunto, incluso puedes proclamar que te gusta un degradado”. 

*Diseñadora.

Comentarios