El leviatán varado

sábado, 13 de abril de 2019 · 06:54

¡Mira como navegan los barcos,

y al Leviatán que tú hiciste para que jugara en el mar!

Salmos 104:25-26 (NBV)

Por Horacio González Moncada*

 

La mañana del domingo siete de abril me encontraba en la Laguna Ojo de Liebre, Guerrero Negro, admirando algunas de las 160 madres y criás de la Ballena Gris que aún quedaban en el sitio, las cuales, nadaron en su ruta de más de 10 mil kilómetros hacia las aguas árticas.

Como en otras oportunidades, siempre agradecido por lo extraordinario que resulta que estos grandes seres nos permitan interactuar con ellas en su hábitat e incluso lograr un momento de comunión entre las dos especies.

Al regresar a tierra y encender los datos en el teléfono, diversos mensajes vía multimedia, me llegaron, de amigos y conocidos, estaban preocupados por lo que ya circulaba en redes sociales, las imágenes de una ballena varada en la mismísima Playa Hermosa de Ensenada.

Todos preocupados por saber a quien se debía contactar en este caso.  Mis dos primeras opciones fueron la instancia oficial, representada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, que tiene un protocolo de atención a varamientos, y por supuesto, al grupo de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Ensenada (Icmme). 

Dado que no es frecuente que ocurran estos sucesos, se hace necesaria una campaña de información para que sepamos qué hacer tanto ciudadanos y gobierno local en caso de presentarse estas situaciones. En la tarde, las fotos compartidas por Arnulfo Estrada, hoy cronista oficial de Ensenada y antes que este cargo, oceanólogo, que durante su carrera profesional de más de 30 años, atendió varios de estos hechos, me permitieron a la distancia conocer la magnitud de este evento. 

Entiendo la curiosidad que se generó por el acontecimiento accesible que provocó que se reunieran cientos de personas, no obstante, en las imágenes que Arnulfo compartió, se hace evidente la ignorancia y falta de sensibilidad por parte de algunos individuos, tal caso el de un sujeto posando sobre el cuerpo inerte del ballenato.

 

Demostraron insensibilidad hacia la naturaleza

Las imágenes me recordaron otro incidente similar ocurrido en Rosarito, donde también algunas personas reaccionaron de forma muy similar, haciendo mofa del suceso e igual trepándose en los restos de aquella ballena.

En el lado opuesto, la respuesta es una muestra de gran humanidad realizada por una mujer, que despidió al cetáceo y dignificó a este gigante de los mares con sus lagrimas y oraciones.

La ballena, es una animal que por su majestuosidad no pasó desapercibido en la cosmogonía de los primeros pueblos en todo el mundo, en la mitología cucapá, una ballena defiende a los primeros hombres del hombre-águila, quien los estaba aniquilando. 

El leviatán, criatura que es mencionada en la biblia, se volvió sinónimo de un gran pez, monstruo marino o ballena, especialmente durante la edad dorada de la navegación.

Nos queda para reflexionar lo que estamos haciendo como sociedad para evitar esas reacciones faltas de sensibilidad hacia la naturaleza.

 

 

“La ballena, es una animal que por su majestuosidad no pasó desapercibido en la cosmogonía de los primeros pueblos en todo el mundo, en la mitología cucapá, una ballena defiende a los primeros hombres del hombre-águila, quien los estaba aniquilando”. 

 

*Presidente del Seminario de Historia.

Comentarios