Vida

¿Cómo escuchamos?

Más de 9 millones de usuarios en México utilizan una plataforma de streaming para consumir música, por lo que el país se posiciona como uno de los pilares de este cambio digital
viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Nada es fortuito.
Cada clic que haces en tu teléfono, cada vez que reproduces, pausas, descargas o comentas el lanzamiento de un nuevo sencillo, álbum o video musical, algo cambia.

Ante la pandemia por coronavirus en el mundo, los registros de las tendencias del consumo digital que configurarán el futuro de la industria se han transformado.

Más de 9 millones de usuarios en México utilizan una plataforma de streaming para consumir música, por lo que el país se posiciona como uno de los pilares de este cambio digital.

“Lo primero que hay que tener como referencia es que México particularmente es uno de los países más consumidores de música en el mundo, tanto a nivel grabado como a nivel de conciertos, en el último reporte de consumo musical, la media mundial estaba en 18 horas y la media mexicana en 25, es bastante radical la diferencia entre el consumidor mexicano y el consumidor general”, dijo Sergio Arbelaez, maestro en Negocios de la Música por la Universidad de Berklee y director de la Feria Internacional de la Música para Profesionales (Fimpro) de la Universidad de Guadalajara.

México es la meca del streaming, no es gratuito que Spotify hiciera los Spotify Awards aquí, es considerado un mercado en el que nuevos artistas lanzan sus proyectos para disparar el consumo y las tendencia hacia sus nombres.

Pese a que Spotify no revela exactamente cuántos usuarios tiene registrados en México, la consultora eMarketer publicó que el país es el segundo mercado en el que la app tiene más penetración, solo seguido de Suecia, país de origen de su creador Daniel Ek.

A principios de 2018, la International Federation of the Phonographic Industry, IFPI por sus siglas en inglés, dio a conocer, en su Global Music Report, que durante 2017 el consumo de música grabada a nivel global migró definitivamente hacia plataformas digitales como Spotify y Apple Music, registrando un total del 38 por ciento del consumo de la música grabada, frente al 30 por ciento de ventas físicas, un 16 por ciento de compras digitales, un 14 por ciento de pago de derechos por reproducción y un 2 por ciento de ingresos por sincronización.

Para 2019, el organismo informó que la tendencia se aceleraba, llegando los servicios de streaming hasta un sorprendente 47 por ciento del consumo, con un 37 por ciento vía cuentas premium y un 10 en cuentas gratuitas. Esto solo puede ir de subida con la pandemia.

La música y la pandemia
A partir de que la pandemia por coronavirus cerró la puerta de los conciertos y espectáculos en vivo en general, las cosas comenzaron a cambiar. Sobre todo en los hábitos dentro de casa.

La velocidad de consumo es mucho mayor. “Vivimos en una economía de la atención, donde no solo cuenta la cantidad de plays que tengas sino la conversación que generas en redes los lanzamientos”, explicó Sergio Arbeláez.

Según los datos que recaba la industria, antes de la pandemia los usuarios generaban una conversación en contenidos audiovisuales de plataformas como Netflix, por poner un ejemplo, y esta conversación podía durar una semana. Hoy está durando apenas 24 horas.

La gente está consumiendo este tipo de cosas muy rápido.

“Retener la atención de los usuarios es muy difícil, por lo que la tendencia de mercado ha cambiado, antes los artistas trabajaban sus proyectos en álbumes completos con un concepto cohesivo durante meses, incluso años, ahora, sobre todo se lanzan sencillos cada mes, a veces cada 15 días”, dijo el experto.

La lucha de las plataformas se trata de conseguir, a cualquier costo, la atención del usuario.

“El consumidor es mucho más volátil y la información es mucho más accesible entre comillas, porque la promesa de internet no se está cumpliendo, internet está replicando ciertas tendencias de la vieja industria, donde más o menos el 10 por ciento de artistas generan el 90 por ciento de streamings”, dijo Arbeláez.

En marzo de este año, Spotify publicó un artículo donde revelaba los más grandes cambios que había registrado su plataforma a partir de la pandemia mundial por coronavirus. A lo largo y ancho del mundo, como era de esperarse, dejaron de usar la plataforma en el automóvil y a través de smartphones, para incrementar el uso de computadoras de escritorio, televisores, bocinas y consolas de videojuegos.

Además señaló un aumento significativo de podcasts noticiosos y contenido infantil.

Esto último no es exclusivo de Spotify, en el estudio realizado por las compañías Billboard and Nielsen Music titulado “Covid-19: Siguiendo el impacto del panorama del entretenimiento” (Covid-19: Tracking the Impact on the Entertainment Landscape, en su idioma original) el contenido hecho para niños a nivel mundial ha tenido un amplio despunte. Sólo en Estados Unidos el consumo de música para niños creció un 15 por ciento en los primeros meses de la pandemia, lo que ha puesto un gran énfasis en los contenidos especializados para niños en los grandes de la industria como YouTube Kids.

En otro punto del artículo de Spotify, los expertos señalan que cada vez es menos plausible para las personas centrar su escucha en sus géneros o álbumes favoritos y están cada vez más abocados, durante la pandemia, a buscar atmósferas o estados de ánimo a través de la música. Por ejemplo, para el gimnasio, la preparación de alimentos, horas de estudio o relajación.

Según sus indicadores, además, los géneros musicales más enérgicos como la música para bailar, el rock pesado y más, han bajado sus escuchas mientras la música instrumental y de cámara va en aumento.

Además, registran un aumento de playlists colaborativas que se comparten usuarios a través de redes sociales y, como era de esperarse, un aumento de reproducciones para artistas que cambiaron los conciertos en vivo por el streaming.

Falta tiempo para volver a los conciertos en vivo, pero cada vez más artistas innovarán en el despliegue de sus espectáculos y materiales digitales disponibles en, sobre todo, plataformas de streaming.

Sergio Arbelaez dijo que según los ejemplos que han estudiado en España y en Inglaterra, no ve probable que las personas vuelvan a los conciertos en México en el futuro próximo.

“La tendencia va dirigida a una especie de modelo híbrido. De idas y vueltas del espacio público determinado por el comportamiento del virus”, explicó.

Con más de 110 mil personas en México dedicadas a la música espera que ocurra pronto.

Pensando en esto, ahora es posible que músicos mexicanos a través de Spotify donen las ganancias de sus reproducciones a un fondo común de apoyo para todas las personas de la industria que se quedaron sin trabajo súbitamente.

Marcan generación los hábitos
Los niños y los jóvenes son, según las encuestas, el pez más gordo del mercado.

Entre los 17 y los 24 años, lo que sea que consumas, marcará tu vida. El estilo, la vestimenta, los programas de televisión y películas que determinan tu personalidad y por supuesto: la música.

Varios estudios lo corroboran. Es por eso que buena parte de la publicidad de este tipo de medios está dirigida a los jóvenes.

En ese margen de edad es más probable que los consumidores entren a nuevas tendencias y escuchen nuevos álbumes y artistas emergentes. Ahí se configura la banda sonora de tu vida.

Para los otros rangos de edad, lo demás es nostalgia.

Las personas de los 30 años en adelante sobre todo acuden al mercado de los grandes éxitos o las playlists del recuerdo. Sí, del recuerdo de sus 17 a 24 años.

Los reencuentros de bandas, el regreso absoluto de la música de los 80 o 90 y en general la inclusión de repertorios de otras décadas forman parte de las decisiones de mercado para ese segmento.

Sergio Arbelaez señaló que en este sentido cualquier artista que quiera acercarse a los jóvenes y adolescentes debe hacerlo a través de los videojuegos, como hicieron los desarrolladores de Fornite, un videojuego que permite la interacción en línea de cientos de jugadores alrededor del mundo y que incluso antes de la pandemia realizaron un gran concierto en línea, a través de la generación digital de una experiencia envolvente de alrededor de 15 minutos, del rapero estadounidense Travis Scott.

La Generación Z, descrita por el estudio de Televisa y la empresa de publicidad Interactive Advertising Bureau, IAB, por sus siglas en inglés, en México, cuenta con 2.7 dispositivos de conexión a internet.

Dentro de las 4 actividades más comunes en las que esta generación utiliza internet, escuchar música ocupa un 44 por ciento y un 64 por ciento para hacer tarea.

“Los jóvenes están consumiendo muchísima música, curiosamente la tendencia se ha inclinado sobre todo al consumo de nuevas propuestas, la gente estaba aferrándose mucho más a lo conocido y subió mucho el consumo dirigido especialmente a los niños”.

 + El 47 por ciento del consumo de música en 2019 fue a través de streaming.

+ De ese porcentaje, un alto 37 por ciento son de cuentas premium.

+ Durante la pandemia, bajó la cantidad de reproducciones de música para bailar o heavy metal, mientras que la instrumental o de cámara aumentó, según Spotify.

+ Según un estudio del Interactive Advertising Bureau, en México la Generación Z tiene 2.7 dispositivos de conexión a internet.

FRASE
“La promesa de internet no se está cumpliendo, pues está replicando ciertas tendencias de la vieja industria, donde más o menos el 10% de artistas generan el 90% de streamings”.

Sergio Arbelaez
Maestro en Negocios de la Música por la Universidad de Berklee
 

 

 

Galería de fotos

Comentarios