Vida

Hacen revolución

Después de años sin vivir en México, Alma Guillermoprieto se ha convertido en una contadora de historias no solo de Latinoamérica, sino de Estados Unidos, un papel que a través del tiempo le ha dado una gran capacidad crítica del presente
viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Guadalajara, Jalisco

Alma Guillermoprieto es probablemente la cronista mexicana más relevante de nuestro tiempo.

Después de años sin vivir en México se ha convertido en una contadora de historias no solo de Latinoamérica, sino de Estados Unidos, un papel que a través del tiempo le ha dado una gran capacidad crítica del presente.

El feminismo es uno de los temas que más le ocupa ahora mismo. De eso va su más reciente libro ¿Será que soy Feminista? en el que hace un puente entre la vida feminista que llevaron las mujeres antes de que la cuarta ola hiciera del feminismo latinoamericano una realidad mucho más enunciada.

Este libro nació con la conciencia de Alma de sí misma y del momento en que se asumió como feminista.

“Tardé mucho en reconocerme como feminista con etiqueta, siempre fui feminista porque fui una persona que no cabía en ningún lado, siempre fui feminista en mi condición de persona impulsada a vivir como yo quería vivir pero reconocerme como feminista con etiqueta me llevó tiempo”, cuenta la autora.

“Las mujeres de mi generación tardamos mucho en reconocernos como feministas con etiqueta porque nuestras vidas eran feministas, porque no se reducían a un patrón de cómo debe ser una mujercita en nuestra generación”, explicó.

Raices en Dworkin y Gornick
Sobre las feministas que admira, Guillermoprieto señaló a las mujeres de a pie, las mujeres trabajadoras que le enseñan lecciones de vida todos los días, son las feministas que le inspiran y en las que cree.

“Uno de los problemas de mi libro es que me di cuenta de que las feministas que yo admiro no son las que salen a luchar por la reivindicación de sus derechos propios, son las que salen a luchar por sus hijos, su comunidad, sus desaparecidos y en el camino se descubren como feministas porque se siente agredidas por ser mujeres y lo asumen”.

Sin embargo, mencionó a la feminista radical estadounidense de los años 20, Andrea Dworkin, “a quien leí con miedo en la juventud”, dijo Guillermoprieto.

También mencionó a Vivian Gornick, una escritora que habla de la mujer en todo su entorno autora de, entre otros, libros como Apegos Feroces.

“(Este libro) es un intento de hacer un puente entre mi generación y la generación actual de estas mujeres fantásticas que hacen su feminismo con un énfasis y una fuerza que nosotras tal vez no tuvimos”.

Su postura feminista ha traspasado su mirada crítica y ética en el periodismo que ejerce. Como consejo, Guillermoprieto dijo que los y las reporteras deben preguntarse ante sus trabajos si están siendo lo más equitativos posibles en el tema. Si no están olvidando a alguien en sus notas y si no están reproduciendo sus propios estereotipos en las preguntas que hacen.

De esto dará una charla este fin de semana en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca con la periodista Leila Guerriero, con el título “¿Qué historias contar?”

Será de manera virtual a través del Facebook Live de La FILO, el sábado 17 de octubre a las 17:00 horas.
 

 

 

Comentarios