Vida

Peligra integridad de obra de Goeritz

viernes, 12 de noviembre de 2021 · 00:32

FRANCISCO MORALES/AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Tras una denuncia vecinal, el INBA busca evitar la posible destrucción del espejo de agua del Muro Amarillo, obra urbana del escultor Mathias Goeritz que se ubica en la Unidad Habitacional Adolfo López Mateos de Tlalnepantla, en el Estado de México.

De acuerdo con un oficio del Instituto, enviado el pasado lunes en calidad de “extraurgente” al Presidente Municipal, Raciel Pérez, la obra está incluida en la Relación de Inmuebles con Valor Artístico de la dependencia, por lo que cualquier intervención física a ella y su entorno es inviable.

El Muro Amarillo y su espejo de agua, creado de Goeritz en 1964, estaría actualmente amenazado por un proyecto del Ayuntamiento, según expone el INBA, citando a los vecinos, en un correo electrónico de este martes remitido a las autoridades municipales.

“El día de hoy, personal técnico del Municipio se presentó a realizar alguna actividad en el Muro Amarillo, señalando que el día de mañana (miércoles 10) entrará el equipo y maquinaria para la demolición de multicitado espejo de agua”, escribe Elena Gutiérrez, Subdirectora de Proyectos y Obras de la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del Instituto.

Dicha intervención no fue realizada y, de acuerdo con María Esther Trejo, presidenta del Consejo de Participación Ciudadana de la Unidad sede de la obra, ya le ha solicitado al Ayuntamiento que declare, de manera oficial, si se planea realizar una obra en el lugar.

Enterado por el INBA sobre la posibilidad de la demolición, denunciada por otro grupo de vecinos, el Consejo encabezada por Trejo también manifestó su total oposición al proyecto, y se deslindó de cualquier gestión para llevarlo a cabo.

Desde 2013, la dependencia cultural ha acompañado los esfuerzos vecinales por la dignificación del Muro Amarillo, una obra hermana de las Torres de Satélite, mismas que Goeritz, destacado artista de origen alemán, realizó junto al arquitecto mexicano Luis Barragán.

Tras una rehabilitación integral finalizada en 2018, la obra padece, sin embargo, de una falla en la bomba que impide el funcionamiento del espejo de agua, cuya reparación está detenida por una auditoría inconclusa y por el desinterés del Municipio, que en esta administración, inicialmente, no lo reconocía como parte de su patrimonio.

“Tenemos tres años con el muro detenido, entonces, a mí sí me da mucha tristeza, porque ya se termina esta administración”, lamenta en entrevista Trejo, quien deja su cargo honorario con la llegada del nuevo Gobierno Municipal.

 

Comentarios