Vida

Sindashi: Moda con raíces mexicanas

Ángela Nasta Obregón es una diseñadora de interiores que migró a la moda con un estilo propio y proyección internacional
martes, 9 de noviembre de 2021 · 00:46

ARTURO LÓPEZ JUAN/EL VIGÍA
alopez@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Con la globalización muchos de los valores de la cultura mexicana han logrado posicionarse como referentes en el mundo, uno muy reconocido es la gastronomía, pero sin duda, otro de los aspectos por los que estamos siendo cada vez más vistos, es por la moda, sobre todo aquella que se inspira en nuestras raíces y las expresiones artísticas y culturales de nuestros pueblos originarios.

Grandes diseñadores lo han hecho en diferentes partes del mundo, pero pocos como Ángela Nasta Obregón, una diseñadora de interiores que migró a la moda con un estilo propio, muy mexicano, pero al mismo tiempo con una proyección internacional.

DE LOS INTERIORES A LAS PASARELAS
La historia empezó hace 10 años en la Ciudad de México cuando la diseñadora aún trabajaba en embellecer interiores, pero le surgió la inquietud de ampliar la manera de expresar su creatividad.

Primero fue el gusto y amor por la cultura mexicana, en el inicio utilizando los textiles que estaban en el mercado o pintados por encargo, pero no le satisfizo el resultado; pronto tuvo que dar el siguiente paso al pintar personalmente sus propias telas con motivos inspirados en la cultura mexicana.

Las involuntarias modelos que adquirieron las primeras piezas empezaron a generar el entusiasmo en otras por obtener las prendas y pronto la diseñadora ya no se dio abasto.

Del gusto personal pasó al gusto de familiares y amistades que fueron adquiriendo las prendas hasta que a Ángela no le quedó más remedio que emprender un negocio, un taller donde primero contrató una artista de las calles de San Miguel de Allende, a quien después se sumó otra persona.

El primer paso fue capacitarlos e inspirar sus diseños en las diferentes culturas que florecen en el país y pronto el equipo estaba transmitiendo la mexicanidad a través de sus telas con alegorías únicas en el mundo.

Hoy trabajan en el diseño 40 artistas entre grafiteros y egresados de la academia que fusionan su creatividad para dar luz a verdaderas obras de arte.

En 2011 el negocio se trasladó de la Ciudad de México a San Miguel de Allende donde se instaló una tienda con el taller a la vista que causó la sensación del turismo y de los residentes ante quienes las telas, la chaquira y el canutillo tomaban forma de jaguar, colibríes, xoloscuintles, serpientes y otras figuras prehispánicas y mestizas.

Por su lado, 60 mujeres de diversos pueblos indígenas confeccionan las prendas de manera artesanal, en algunos casos con el apoyo de sus maridos, que por el Covid-19 tuvieron que retornar de los campos agrícolas de los Estados Unidos.

TRIUNFADORA EN ESPAÑA
Comenta la diseñadora Ángela Nasta Obregón que el éxito ha sido tal, que en 2016 fue invitada a participar en su primer concurso y desfile internacional en un museo de Barcelona, España, en donde obtuvo el primero y segundo lugar.

Antes ya había presentado su colección en Dubai e Italia donde la Radio Televisión Italiana (RAI) filmó la pasarela, lo que le permitió ser vista por millones de personas y sobresalir entre los grandes diseñadores de aquel país por la vivacidad de los colores huicholes.

Desde Dubai las prendas de Sindashi están siendo llevadas hasta Shangai, China. También se pueden encontrar en San Diego.

Sindashi -que por cierto significa blanco en Otomí- presenta dos colecciones al año con ropa para dama y para caballero, cada una representando un grupo originario de cada estado o región, siempre respetando la esencia de la cultura mexicana y su idiosincrasia.

Nasta Obregón adelantó que la marca tiene presencia en Ciudad de México, Chihuahua, Tijuana y a partir de este mes estará en Ensenada en una tienda que la manejará en exclusiva.
 

Galería de fotos

Comentarios