Vida

Ronquidos riesgosos

Aunque no todas estas vibraciones tienen que considerarse patológicas, hay síntomas que alertan de la presencia de una enfermedad
jueves, 1 de abril de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Por comunes que sean, los ronquidos pueden detonar diversos problemas de salud.

Angélica Portillo, otorrinolaringóloga del Centro de Sueño y Neurociencias CSN, indica que es una señal errónea de que la persona está durmiendo plácidamente.

“No podemos considerar que ningún ronquido sea saludable, en realidad, cualquier persona que lo haga tiene algún problema en su garganta que debería ser valorado por un médico”, dice.

Ligados a obesidad
Aunque no todas estas vibraciones tienen que considerarse patológicas, hay síntomas que alertan de la presencia de una enfermedad, explica la especialista.

“Uno de los valores es la intensidad, en general, que sea mayor que una conversación, y la frecuencia, siendo más importantes los que se presentan más de tres veces por semana”, aclara.

Juan Castrejón, neurólogo en la clínica del sueño del Hospital Médica Sur, agrega que en la sintomatología también se encuentra la somnolencia.

“Hay que poner atención cuando ya no hay un descanso reparador, que se traduce como sueño durante el día. De igual forma, puede cursar con alteraciones cognitivas, esto tras el paso del tiempo”, ahonda.

Sin embargo, enfatiza que la principal alteración involucrada son las apneas del sueño.

“Son pausas respiratorias, el individuo va a dejar de respirar durante varios segundos y, posteriormente, reiniciar con la respiración y el ronquido; éstas van a ser perceptibles por la persona que duerme cerca”, platica.

Lo anterior prepondera en la población masculina de edad media, entre 40 y 60 años; no obstante, también es un problema ligado al sobrepeso, añade la doctora del CSN.

“Los hombres tienen un patrón de obesidad diferente al de las mujeres: al ganar peso, el tejido graso se acumula en lugares como el cuello, un lugar importante que lleva a la disminución del espacio para el paso del aire”, comenta.

Si no se acude al médico, lo anterior escalaría a hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2 y problemas con los lípidos.
 

Galería de fotos

Comentarios