Vida

Sueño ligero o profundo

jueves, 1 de abril de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Cuando comienzas a dormir, tu cuerpo pasa por diferentes etapas fisiológicas que aportan beneficios variados al descanso, platica Alejandro Jiménez, presidente de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir.

“El sueño se presenta en forma de ciclos y estos están compuestos por un periodo sin movimientos oculares rápidos o Sueño no MOR, seguido de uno con movimientos oculares rápidos o MOR”, explica.

“Cada uno tiene una duración de 90 a 120 minutos, así que por noche tenemos cerca de 4 a 6 fases. Esta división se basa, principalmente, en la actividad eléctrica cerebral, pero también en el desplazamiento de los ojos y el grado de contracción de los músculos”.

Jiménez comenta que primero aparece el no MOR, que, a su vez, se divide en tres etapas o fases: de transición y sueño superficial, llamada N1; de mayor profundidad, la N2; y la más honda de todas o N3. Ésta será seguida por el MOR”.

El también coordinador de la Clínica de Sueño del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, declara que cada fase contribuye de manera diferente al cuerpo.

“En etapas tempranas de la vida, la N2 representa un indicador de maduración cerebral y se asocia con el fenómeno de consolidación de la memoria de procedimientos (habilidades aprendidas, como andar en bicicleta)”, dice.

Durante la fase N3, ocurre la mayor liberación de hormona del crecimiento y la memoria declarativa, que incluye conocimientos de fechas o sucesos del pasado”, comenta.

“El sueño MOR se asocia a la regulación del estado de ánimo, aquí suceden con más frecuencia los sueños y también se relaciona con la memoria de procedimientos”, detalla.

Finalmente, la respuesta a estímulos externos también es diferente entre ellos.

“Un individuo en la etapa N1 despertará con mucha facilidad, incluso podría responder que no estaba dormido; mientras que en N3 se requerirá un impulso más intenso y durante el sueño MOR la reactividad es variable”, dice.

Consecuencias nocivas
Cuando repetidamente no se cumplen las horas de dormir, hay efectos sobre el funcionamiento del organismo.

“Afecta de manera inmediata la atención, concentración, toma de decisiones y habilidad motora; en el largo plazo, incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y problemas metabólicos”.
 

Galería de fotos

Comentarios