Vida

Empuja Covid males crónicos

Especialistas han detectado casos de personas que, al tener factores de riesgo, desarrollan alteraciones como hipertensión, diabetes o colesterol, tras superar el SARS-CoV-2
miércoles, 2 de junio de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Durante las últimas semanas el cardiólogo ha notado un patrón: llegan pacientes que, tras vivir un cuadro severo o moderado de Covid-19, son diagnosticados con hipertensión. Algo similar observa el endocrinólogo: después de superar el contagio de coronavirus, las personas se enteran de que tienen diabetes tipo 2.

Escenas así son cada vez más frecuentes en los consultorios, coinciden los médicos Francisco Ariel Navarrete y Luis Eduardo González.

¿La razón? La nueva enfermedad viral ciertamente no causó estas afecciones crónicas, pero sí vino a dar el último empujón para que aparecieran.

“Es importante entender que todos, como seres humanos, tenemos cierta predisposición genética a algunas enfermedades. Aunque los antecedentes familiares no son una sentencia, sí son un factor de riesgo importante que nos anticipa hacia donde irá nuestra salud si no tenemos las precauciones necesarias”, explica González, quien es cardiólogo.

“Entonces, estamos viendo que gente debajo de los 40 años cursa la infección (de SARS-CoV-2) y llega con las enfermedades que tienen sus papás, como hipertensión, diabetes, colesterol alto e incluso problemas inflamatorios en las articulaciones”.

El especialista enfatiza que no todas las personas que tienen o tuvieron Covid-19 desarrollarán esos trastornos. Los casos de los que está hablando son de gente que ya estaba cerca de presentar dichas alteraciones.

“Piensa en alguien con papás que son diabéticos, que además vive con sobrepeso o no hace ejercicio, su alimentación no es correcta y/o descansa mal. Cuando afronta la infección por Covid-19 ya estaba justo en la raya para desarrollar esas enfermedades y esto simplemente hace que la cruce”, expresa.

Es como la gota que derrama el vaso, añade Navarrete, quien es endocrinólogo.

“Por ejemplo, hay quienes piensan que la diabetes les vino por algún susto o un coraje, cuando en verdad ese susto o coraje es el último paso que los lleva a presentar la afección porque la resistencia a la insulina ya la tenían de años atrás”, señala.

“En estos casos, el Covid-19 es el equivalente de ese susto o coraje”.

DAÑO AL SISTEMA
¿Por qué el Covid-19 se está relacionado con el surgimiento de trastornos como la diabetes y la hipertensión? La respuesta tiene que ver no solo con lo que el virus hace en el cuerpo, sino también con los tratamientos usados para combatirlo.

“Hablamos de dos causas fundamentales, la inflamación y el tratamiento antiinflamatorio”, expresa González.

“Cuando la infección cursa en modo moderado o grave (pacientes que necesitaron recibir oxígeno), existe mucha inflamación dentro de su cuerpo. Esta inflamación puede, hablando en términos muy sencillos, acelerar el envejecimiento del cuerpo y hacerlo más susceptible a las enfermedades que aparecerían en edades más tardías”.

La segunda causa, añade, tiene que ver con los medicamentos.

“Hemos visto, por ejemplo, que es frecuente el uso de corticoesteroides, como la dexametasona, en pacientes con Covid.

La dexametasona genera resistencia a la insulina, que es la encargada de introducir la glucosa a las células para que la usen como energía”, ahonda Navarrete.

“Aquí va lo que sucede: cuando una persona tiene sobrepeso u obesidad la insulina que secreta el páncreas de por sí no funciona bien y el páncreas tiene que hacer un esfuerzo extra para generar más insulina. Entonces, ¿qué pasa? Que cuando tu organismo ya estaba batallando para mantener los niveles de glucosa en la sangre te dan la dexametasona para tratar la infección y te exacerba el problema”.

Si bien el efecto de la dexametasona debería parar al terminar el tratamiento, el sistema del paciente que tenía años con esta afectación ya no puede sobrellevar la resistencia a la insulina, generando, finalmente, la aparición de diabetes tipo 2.

Lo malo es que esta enfermedad, junto con la hipertensión y el colesterol alto, cursa silente y la gente tiende a subestimarla hasta que años después vienen problemas como infartos, pérdida de la vista y padecimientos renales, coinciden los médicos.

¿QUÉ HACER?
Pareciera que la actual pandemia ha hecho a la población más consciente sobre el cuidado de la salud, apunta el cardiólogo González.

“La gente ahora tiene en casa dispositivos para medir el nivel de azúcar, pulso, oxígeno y presión arterial.

“Muchos atendieron su cuadro (de Covid-19) en casa y constantemente revisaban estos indicadores para valorar su evolución.

Hicieron registros en libretas en los que notaron cómo presión arterial, pulso y glucosa se comenzaron a elevar durante la infección por Covid-19 y, al superarla, continúan fuera de los rangos de normalidad”.

La experiencia de estar enfermos, dice, los hizo conscientes de querer atender sus enfermedades para mantenerse en las mejores condiciones.

Por eso el consejo es: haz una cita con el especialista si tuviste Covid-19 que te hizo requerir oxígeno, y si, al superar la infección, continúas con sensación de falta de aire, opresión en el pecho o palpitaciones.

También busca a un experto si superaste la infección y notas altos niveles de presión arterial, pulso o glucosa.
 

 

Galería de fotos

Comentarios