MUNDO DIGITAL

Una estrategia nacional en IA

Gobiernos de diferentes países la consideran una área estratégica que merece ser abordada mediante un plan integral; ante esto surge la pregunta ¿cuál es la posición de México al respecto?
c-t
jueves, 29 de noviembre de 2018 · 00:00

J. Antonio García Macías/COLABORACIÓN
jagm@cicese.mx | Ensenada, B. C.

Después de haber pasado por un periodo de poca actividad y falta de financiamiento, el cual inició a fines de la década de los 80, el campo de la Inteligencia Artificial (IA) empezó a recobrar bríos pasada la segunda mitad de la década de los 90, y hoy en día es un campo muy pujante y prometedor.

Tal es su importancia, que los gobiernos de diferentes países la consideran una área estratégica que merece ser abordada mediante un plan o estrategia nacional. Ante esto surge la pregunta ¿cuál es la posición de México al respecto?

La carrera de la IA
Durante la denominada carrera espacial, los Estados Unidos y la Unión Soviética compitieron por lograr la supremacía en la exploración del espacio exterior, enviar humanos al espacio y posar a un ser humano en la Luna. Para ello, los gobiernos de ambos países invirtieron cantidades considerables de recursos, lo cual redituó en desarrollos considerables.

De forma similar, aunque guardadas ciertas proporciones, los gobiernos de varios países se encuentran enfrascados en una especie de carrera de la IA. A la fecha los países que han hecho anuncios oficiales que describen esfuerzos orientados a políticas sobre IA son Estados Unidos, China, Francia, Canadá, los Emiratos Árabes Unidos, Singapur, Corea del Sur, Reino Unido y Japón.

Otros países, lndia como ejemplo notable, han manifestado interés en el desarrollo de la IA, aunque sin tener aún alguna estrategia definida. En varios de estos casos, las políticas ya están en marcha y existe presupuesto destinado a acciones concretas. Como ejemplo, en Francia recientemente se anunció la creación de cuatro Institutos Nacionales dedicados a la IA.

Un primer paso
En junio de este año se publicó un reporte titulado “Rumbo a una estrategia de IA en México: Aprovechando la Revolución de IA”, el cual fué comisionado por la Embajada Británica en México y desarrollado por un par de empresas.

En este reporte se analizan las oportunidades y retos para el desarrollo de la IA en el país, así como también se dan algunas recomendaciones para la elaboración de una estrategia nacional de IA.

El reporte predice que en México el 19 por ciento de los empleos se verá afectado por la automatización en las próximas dos décadas; esto equivale a 9.8 millones de empleos. Se apunta que los sectores donde se tendrá mayor impacto son los de la manufactura y la construcción, sectores que coincidentemente emplean en su mayoría hombres, por lo que se destaca también una dimensión de género.

Se destaca también que a nivel gubernamental México está medianamente preparado al contar con infraestructura digital y con una política de datos abiertos. Sin embargo, existen deficiencias importantes en cuanto a las habilidades tecnológicas, digitalización y la innovación en el sector público. Aparte de hacer un diagnóstico, en el reporte se dan también una serie de recomendaciones en cinco áreas: gobierno y servicios públicos; datos e infraestructura digital; investigación y desarrollo; capacidad, habilidades y educación; y ética. La conclusión principal, a fin de cuentas, es que México debe articular en lo inmediato una estrategia nacional en IA.

¿Una estrategia nacional?
Es innegable que la IA tiene ya y seguirá teniendo un gran impacto en la economía, la sociedad, la política, la educación, la salud... en fin, quizás en cualquier tipo de actividad humana. Por lo mismo, el no darle la atención debida solamente tendrá consecuencias negativas para el país.

Sin embargo, para la constitución de una agenda se debe tomar en cuenta el contexto nacional, definiendo prioridades temáticas de acuerdo a su realidad. Por ejemplo, en países como Francia o Corea del Norte la brecha digital no es un problema, mientras que en México si lo es y muy importante.

También se debe partir de una visión realista que no pretenda entablar una carrera contra China o los EU, sino fortalecer primero las competencias base y desarrollar luego las temáticas nacionales prioritarias identificadas.

Por supuesto, todo esto demanda un gran esfuerzo que involucre a la industria, academia y gobierno, así como una política de estado transexenal, independiente de los vaivenes políticos.

*J. Antonio García Macías es investigador del Departamento de Ciencias de la Computación del Cicese.

Comentarios