BENCHMARK

Combinaciones peligrosas

Por Jorge A. Meléndez
viernes, 03 de noviembre de 2017 · 00:00

“Ignorancia y poder. Soberbia y dinero. Drogas y armas. Tos y diarrea”. Combinaciones peligrosas.

Así dice un simpático (y sabio) “meme” que circula en redes sociales. Buenísimo. Le propongo un sistema para generar 100 cocteles mortales. Tiene dos columnas con 10 números cada una:

COLUMNA 1
0.- Estupidez.
1.- Soberbia.
2.- Cólera.
3.- Ignorancia.
4.- Debilidad.
5.- Falsedad.
6.- Tiranía.
7.- Maldad.
8.- Deshonestidad.
9.- Egoísmo.

COLUMNA 2
0.- Autoridad.
1.- Dinero.
2.- Iniciativa.
3.- Poder.
4.- Seguidores.
5.- Enjundia.
6.- Recursos.
7.- Terquedad.
8.- Ingenuidad.
9.- Estrategia.

¿Listo? Piense en un número entre 0 y 99. El primer dígito va en la columna uno y el segundo en la dos. Así, 53 es “Falsedad y Poder”, 74 es “Maldad y Seguidores” y 27 es “Cólera y Terquedad”.

Ufff, seguro que en alguna de éstos se ubican los líderes más nefastos que nos han tocado vivir. Por ejemplo, a Trump le quedarían el 13, 32, 97, 29 y no le sigo porque ¡peligro y le aplique los 100! ¿Qué números le tocarían a Peña, el Bronco, AMLO o su político favorito?

Me detengo en la palabra líder. Porque no es lo mismo que una de estas mezclas cáustica esté presente en un mortal común y corriente que en un jefazo. Claro: el daño que provoca un poderoso tóxico es mucho mayor.

Parafraseando a un dicho popular: no hay nada más peligroso que un pendejo con iniciativa (por cierto, el 02 en la lista), salvo que el penitente tenga autoridad. Salvo que sea un líder.

¿Cómo puede un jefe evitar caer en alguno de estos 100 dígitos? Con la cualidad que quizá es la más importante para un liderazgo efectivo: la inteligencia emocional. Llamémosla EQ (en lugar de IQ).

El concepto se desarrolló en las décadas de los 70s y 80s por estudios de sicólogos norteamericanos (Gardner de Harvard, Salovey de Yale y Mayer de la U. de New Hampshire), pero ganó popularidad en 1995 con el libro “Inteligencia Emocional”, de Daniel Goleman.

EQ es entender a fondo cómo nos administramos sicológicamente antes de buscar administrar a otros. “Emociones sin control pueden hacer estúpidas a personas inteligentes”, asegura Goleman.
En otras palabras: ubicarlos en alguna de las combinaciones tóxicas.

De hecho, diversas investigaciones de empresas globales demuestran que el intelecto no juega un papel clave en el éxito. La competencia emocional hizo la diferencia crucial entre los líderes mediocres y los mejores. En promedio 90% del éxito se explica por el EQ.

Goleman argumenta que ¡el EQ es el doble de importante que el IQ! Bueno, pues él escribió el libro, ¿no? Bueno, pero a fin de cuentas un buen manejo de las emociones es clave, sobre todo en cinco áreas básicas:

  1. Autoconocimiento. Para comprender por qué sentimos algo. El cimiento de cualidades como la intuición y la habilidad de tomar decisiones adecuadas.
  2. Autorregulación. De emociones negativas y positivas. Lograr un balance entre euforia y desolación.
  3. Motivación. Encausar emociones para conseguir resultados.
  4. Empatía. Conectarse con las emociones de los demás y con el impacto de nuestras acciones.
  5. Habilidades sociales. Combinar todo para administrar y encausar las emociones de otros.

Por su parte, el autor y profesor de Stanford Bob Sutton (relea la columna “La regla de no más cabr...” sugiere un plan de 5 partes para que líderes poderosos eviten caer en alguna combinación tóxica:

  1. Cuidarse del contagio. Es más probable ser un cabrito si está usted rodeado de ellos.
  2. Tener cuidado de cómo se utiliza el poder. Es fácil perder que el poderoso pierda empatía, contacto humano.
  3. Cuidado con la sobre carga de trabajo y la adicción tecnológica. Hacen que sea más fácil perder piso.
  4. Disculparse ante actitudes incorrectas y abusos.
  5. Viajar en el tiempo mentalmente. Decidir qué hacer hoy tomando la perspectiva de cómo quiero ser en el futuro.

¿Tiene usted poder? Tome nota. Como dice Sutton: todo líder debe mirarse en el espejo de forma honesta. De otra forma, cualquiera puede caer en una de las 100 combinaciones peligrosas, ¿no cree?

EN POCAS PALABRAS
“Inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio”
Stephen Hawking, físico británico

benchmark@reforma.com
Twitter: @jorgemelendez
www.reforma/melendez.com

Comentarios