DESDE EL VIGÍA

Obesidad y diabetes

Por Editorial El Vigía
miércoles, 7 de febrero de 2018 · 00:00
A pesar de la alerta epidemiológica por obesidad y diabetes, las regulaciones en torno al impuesto a bebidas azucaradas o publicidad de comida chatarra son laxas y el etiquetado de los alimentos es incomprensible, advirtió Yarishdy Mora, representante de la coalición México Salud-Hable.

“La salud no es una prioridad para el gobierno mexicano. Sabe las medidas que deben emprenderse y no hace nada al respecto”, alertó la especialista del grupo formado por más de 100 organizaciones especializadas en la prevención y atención de las enfermedades crónicas no transmisibles en el país.

Mora indicó que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el impuesto a las bebidas azucaradas debería de ser de un 20 por ciento y no de un 10 por ciento, como actualmente sucede en el país; sin embargo, no ha habido avances al respecto.

Precisó que los estudios en el país revelan que, con el impuesto de 10 por ciento, los mexicanos han bajado el consumo de estas bebidas que se relacionan con el desarrollo de obesidad y diabetes, por lo que, con la tasa sugerida del 20 por ciento, el impacto sería mucho mayor.

Consideró que las campañas en materia de salud que se han implementado no tienen un impacto en el cambio de hábitos de los mexicanos, además de que no son preventivas, pues se centran en quienes ya tienen estas enfermedades.

“A la personas se les aconseja elegir productos saludables, pero todo lo que tienen alrededor no es saludable, así que es difícil que puedan llegar a consumir algo saludable. Es necesario complementar estas campañas con cambios reales en el entorno de la gente”, externó.

Además, el principal costo de la diabetes se debe al tratamiento de sus complicaciones derivadas de un manejo inadecuado y descuidos, y no a la enfermedad en sí, coinciden expertos del sector.

Agravamientos como la nefropatía diabética, pie diabético, además de la retinopatía, enfermedades cardiovasculares o neuropatía diabética resultan más costosas que el control adecuado de la enfermedad.

Lo anterior es alarmante porque, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México hasta 95 por ciento de los costos por diabetes recaen directamente en el bolsillo del paciente.

Fuente: Agencia Reforma

Comentarios