ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

Identidad y sociedad red

Por Dr. Antrop. Soc. Enrique Soto Aguirre
jueves, 8 de febrero de 2018 · 00:00
Asistimos a un momento acelerado en transformaciones sociales en sus dimensiones política, económica y social debido principalmente a una dinámica globalizadora. Algunos pensadores asumen que estas transformaciones se evidencian en dinámicas sociales como la desterritorialización y la desnacionalización, en las cuales las modernas tecnologías de información así como la cadena de producción global, juegan un papel crucial, pues a partir de ello se conforman nuevas ideas sobre la vida que rebasan las fronteras culturales e identitarias de los estados nacionales pero también los de la proximidad física. Sobre esta base, la experiencia de la cotidianidad del común de la gente que tiene acceso a dichas tecnologías, se nutre a la vez del uso de sus ciudades que son paulatinamente más grandes, más dispersas y más fragmentadas y de los recorridos y del flujo de información que corre a través de la carretera virtual.

El énfasis en una sociedad impactada por los avances de las tecnologías informáticas propone estudiar el mundo actual partiendo del hecho de que una serie de procesos interrelacionados han constituido una nueva era, una bautizada y reconocida como la era de la información. En este nuevo escenario, la emergencia de la sociedad civil es la base de una nueva estructura social de dimensión global que afecta no sólo al primer mundo sino que traslada sus influencias incluyendo los pueblos de la parte del mundo tecnológicamente menos avanzada.

Como un elemento central del cual parte este nuevo paisaje social de la vida humana está una revolución tecnológica, centrada en las tecnologías de la información, la cual modifica la base material de la sociedad a un ritmo acelerado. Derivado de ello, las economías de todo el mundo se han vuelto interdependientes. En esta nueva realidad, se introduce también una nueva forma de relación entre economía, Estado y sociedad, resultado de una nueva geopolítica global.

Esta visión del mundo, propagada entre otros por el pensador catalán Manuel Castells, advierte que las consecuencias de estos cambios se manifestarán en una marcada desigualdad en el desarrollo de las regiones, una polaridad acrecentada norte-sur. En un sentido, segmentos beneficiados de la liberalización excesiva de las fuerzas productivas de la revolución informática y por el otro amplios segmentos sociales que aumentan su miseria de cara a una economía global. Otra consecuencia del desarrollo de las tecnologías de la comunicación, es el desarrollo de un nuevo sistema de comunicación el cual incluye progresivamente un lenguaje digital universal, mismo que integra a su vez la producción y distribución de palabras, sonidos e imágenes culturales que se integran al repertorio de gustos e identidades de los individuos, creando nuevas formas y canales de comunicación, que sólo son compartidos por aquellos que acceden a la tecnología lo cual a su vez crea una gran brecha entre estos y aquellos excluidos del proceso.

En esta nueva sociedad, los individuos manifiestan una fuerte tendencia a integrarse en torno a identidades primarias, ya sea de carácter religioso, étnico, territorial o nacional, en medio de un mundo de flujos globales de riqueza, poder e imágenes compartidas, la búsqueda de una identidad colectiva o individual, atribuida o construida, se convierte en la fuente fundamental de significado social en un periodo cuya principal característica es la desestructuración de las instituciones, la desaparición de los principales movimientos sociales y expresiones culturales efímeras. La gente en la sociedad red, no se piensa por lo que hace, sino por lo que es o desea ser.

* Cinah-BC/EAHNM

Comentarios