LA BUFADORA

BUFADORA

Por El Mosquito
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 00:00

Baja California es una región semidesértica, donde las fuentes de agua son escasas e insuficientes para el ritmo de crecimiento demográfico de la entidad, que se recrudece por el fenómeno migratorio y para colmo, después de Zacatecas, es el segundo lugar del país donde menos llueve. Y si bien desde hace algunos años se plantea como solución desalar el agua de mar, sólo opera la planta que se inauguró hace un año aquí en Ensenada, que en este momento puede generar 250 litros por segundo, con posibilidades de incrementarse a 500, pero eso implica otra millonaria inversión.

Sin embargo, la otra alternativa, la de reusar las aguas tratadas, lleva décadas en mesas de análisis, pero todavía no se aterriza ningún proyecto, ya sea por la falta de socialización, su elevado costo y la desconfianza de la población, como ocurrió con el ducto de aguas tratadas a Maneadero, que permaneció casi 20 años sin aprovechase para el riego de ciertos cultivos.

Lo más grave, es que ambos casos -desalar y reuso de aguas residuales-, que debieron ser una prioridad durante las pasadas administraciones, se pospusieron por negligencia, incompetencia y corrupción.

¿Desde hace cuánto tiempo se habla en Ensenada de la necesidad de un acueducto que venga de la zona de El Hongo al Valle de Guadalupe?, ¿por qué se retrasó más de una década la construcción de la planta desaladora en este puerto?, ¿cuál fue la razón de que jamás se implementaran protocolos de reuso de las aguas tratadas y cada segundo se canalizan al mar 500 litros por segundo?, ¿por qué no se renovaron las viejas líneas de conducción de aguas blancas para evitar pérdidas en la distribución?

Ahora el gran problema es que el agua no alcanza, las fuentes tradicionales ya se agotaron (pozos, mantos freáticos y represos), las precipitaciones pluviales son mínimas y se necesita mucho dinero y tiempo para construir acueductos y desaladoras, lo que obliga a establecer de inmediato un riguroso programa de aprovechamiento, ahorro y racionalización del vital líquido.

Ante tal panorama no faltará quien salga a invocar el derecho al agua, y exigir al gobierno que cumpla con lo establecido en la Constitución, o ingenuos que piensen que los ayuntamientos podrán resolver el desabasto administrando las comisiones de agua, cuando lo que urge es fomentar una cultura de uso de agua en un territorio en el que prevalece la sequía.

Hoy como sociedad pagamos las consecuencias de no haber exigido en su momento a las autoridades en turno que atendieran con oportunidad este asunto. Las pocas voces que anticiparon el agotamiento de las fuentes de agua convencionales se quedaron en los recintos académicos, en investigaciones encuadernadas y discursos sin audiencia.

El mar es la alternativa, pero no es una solución en el corto plazo porque construir una planta desaladora exige estudios de impacto ambiental, estudiar el comportamiento de las corrientes marinas y una enorme cantidad de aspectos técnicos.

Esto iba a pasar, lo sabíamos y no hicimos nada, mientras los organismos operadores de agua en Baja California se convirtieron en agencia de colocaciones, cajas chicas para pagar campañas políticas y trampolín para convertirse en alcalde o diputado.

Corte de agua
Para variar y seguir con el tema de la escasez de agua, la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe) anunció ayer que para este lunes 18 de noviembre, (para variar día de puente), se racionará el vital líquido a 31 colonias de la zona norte del puerto.

Esto, debido a la reparación de dos pozos ubicados en la delegación municipal de La Misión, por lo que habrá “cerrón de llave” desde la Empleados hasta Popular 1 (en el Norte de la ciudad de Oeste a Este) y hasta el fraccionamiento México (De Norte a Sur), además habrá afectaciones en algunas colonias de la zona Noreste (Lomitas, Colonia 89 y circunvecinas).

El corte se reanudará, según la Cespe hasta el miércoles 20, pero pues puede ser que se reanude el suministro hasta la madrugada del jueves 21.

Trabajar los sábados
Durante años los empleados de las oficinas de gobierno, salvo las relacionadas con situaciones de emergencia y salud, laboraban religiosamente de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas, pero la nueva administración estatal anunció que las áreas de recaudación operan actualmente de lunes a sábado de 8:00 a 18:00 horas, para darles mayores facilidades a los ciudadanos.

El siguiente avance que espera la población y sobre todo micro, medianos y grandes empresarios, es que se lleve a cabo una auténtica mejora regulatoria, que contemple la posibilidad de digitalizar la mayor parte de los procesos al momento de realizar trámites en las instituciones públicas.
 

Comentarios