EL GABACHO GACHO

La moralidad en el gobierno es esencial

Por Le Roy José Amate Pérez*
miércoles, 20 de noviembre de 2019 · 00:00

Poco después de llegar a vivir permanentemente a Ensenada (mil novecientos ochenta y cinco), fui invitado a unirme a un bufete de abogados, fue entonces cuando descubrí la mordida y su influencia en la resolución de problemas para mis clientes sin un proceso legal complicado y prolongado.

Había sido un hombre de negocios independiente en los Estados Unidos por más de veinte años. Para mí, este nuevo sistema de “pago por uso” para hacer que las cosas sucedan, para evitar el escrutinio del gobierno, parecía una bendición. Después, a medida que me enamore este país, me di cuenta de que la mordida era el talón de Aquiles más importante de conquistar.

También aprendí cómo satisfacer mejor las reglas de gobierno de México y brindar un mejor asesoramiento a mis clientes. Para evitar romper las reglas del proceso legal y así evitar la necesidad de pagar una soborno. Aplaudo al presidente López Obrador al reconocer la necesidad de un despertar moral en el gobierno. Eso, durante demasiado tiempo, ha sido oscurecido por la oscuridad de sobre enfatizar las medidas económicas de éxito. Sin considerar el comportamiento moral para lograr ese éxito.

Verónica Velasco, miembro del equipo encargado de administrar la iniciativa, dijo que la constitución moral buscaría guiar a los ciudadanos en su conducta personal, pero enfatizó que no sería legalmente vinculante. “La constitución moral no es un documento legal, no es un intento para regular la vida privada, no es un pretexto para construir un modelo autoritario de gobierno, no forzará ni impondrá nada a nadie, no es catecismo, no hay mandamientos de los ciudadanos. Vivimos en un estado secular”, dijo ella.

Velasco argumentó que las cargas sobre la sociedad, como la “deshonestidad, la corrupción y la violencia” son responsables del subdesarrollo de México y agregó que si bien los funcionarios del gobierno tienen una responsabilidad particular de dar un ejemplo, “la práctica de los principios y valores éticos también se aplica al sector privado, sindicatos y sociedad en general”.

La constitución moral busca, dijo, crear “un catálogo de principios y valores morales que nos guíe e inspire a desarrollar el respeto en la sociedad que los políticos corruptos han mancillado”.

Mark Zuckerman es un ejemplo perfecto de inmoralidad disfrazada de derecho constitucional. Facebook ciertamente admite mentiras y difamación de personajes, pero reclama los derechos de la primera enmienda con respecto a la libertad de expresión para hacerlo. La legalidad sobre la moral, dejando que los tribunales decidan lo que imprimen sin un código de ética moral autoimpuesto. La ética para Facebook, interfiere con la rentabilidad.

He visto cada minuto de la audiencia de juicio político del presidente Trump. Lo que me ha resultado más interesante ha sido el testimonio de la ex embajadora del gobierno de Ucrania, Marie Yovanovitch. Un denunciante que reconoció que Estados Unidos no puede participar en el fomento de la corrupción para el éxito político de Trump en el futuro. El hecho de que Trump difamara a un verdadero patriota, que creció bajo la opresión soviética es lo que realmente conecta con la psique de justicia de la nación. El compromiso del país con la moral.

Los crímenes de odio han aumentado bajo el presidente Trump. El antisemitismo ha envalentonado a los nacionalistas blancos a atacar a las sinagogas y otras minorías raciales. El miedo es el blanco, está perdiendo el control y nosotros, las personas de color, somos demasiado estúpidos para gobernar. Creo que los fieles: católicos, judíos, budistas y cualquier persona a la que adoren deben recoger el testigo que dejó el Papa Juan en los años sesenta. Una nueva reunión ecuménica para declarar un nuevo compromiso con la equidad y la empatía por los desfavorecidos entre nosotros.

*Productor y locutor de Soul Street por 92.9 FM, domingos 20:30 horas

leeamate@gmail.com
 

Comentarios