LUCES DE LA BAHÍA

La magia de las elecciones

Por Juan Zamora Hernández
sábado, 09 de febrero de 2019 · 00:00

Hace unos días se publicó una noticia en uno de los diarios de más prestigio en Baja California, de que en Puerto Vallarta, Jalisco, agentes de la Policía Ministerial habían aprehendido a un ex gobernador interino de Coahuila, de nombre Jorge Torres López, quien fue acusado por un juez de Texas, Estados Unidos, de fraude y lavado de dinero, por lo que los Estados Unidos solicitaron su extradición para que responda por los delitos que se le imputan.

Resulta que este señor Jorge Torres fungió como gobernador interino en el Estado de Coahuila por casi un año, y en esos once meses logró reunir, con base en trabajo, “honradez” y ahorro, la cantidad de dos millones setecientos mil dólares, mismos que fueron depositados a su nombre en un banco de Texas -El “Chace Texas Bank”-, junto con otras partidas en favor del Estado que gobernó por casi cinco millones de dólares, pero este “santo” señor se le ocurrió mover sus “ahorritos” a un banco de las Islas Bermudas, cosa que no le pareció bien al banco texano y lo denunció por fraude y lavado de dinero, y me parece que está esperando ser deportado.

Lo que es fantástico es que si este señor consiguió juntar en menos de un año casi tres millones de dólares, solamente con su trabajo, pues hace pensar que en México en tres años se pueden ganar con facilidad, y trabajando con honestidad, unos tres millones de pesos.

A eso se debe que haya un alud de ciudadanos que están desesperados por registrarse y participar en la elecciones de este año, formando nuevos partidos o participando en los que ya existen, como Morena, que es el partido de más éxito en la actualidad, y pues todos quieren ser candidatos de ese partido, como gobernadores, presidentes municipales, diputados locales, regidores o de perdida un puesto de “guachoma”, nadie quiere quedarse fuera y por eso es que a los personajes que tienen cierta posibilidad de ascender al poder, muchos se les pegan como lapas, y su sueño es participar por el partido en el poder, es una verdadera avalancha la que se ha desatado para conseguir entrar y participar, por eso hay tantos elogios, alabanzas gritos y empujones para conseguir un hueso.

Esto no es criticable, porque cada quien tiene su corazoncito y puede soñar y desear lo que guste, y ojalá lo logren y puedan durante tres años o más roer un sabroso hueso.

Y con esto me despido, que nuestra democracia se apegue al máximo a la ley y cumpla su cometido como debe ser.

Los saluda con afecto y hasta la próxima D.M

Comentarios