DE NIÑOS Y OTROS ENREDOS

Médicos que enferman a sus pacientes e inversamente

Por Dr. Enrique Sicardi Aragón
jueves, 7 de marzo de 2019 · 00:00

Hace unos días leí un artículo intitulado: El síndrome de Hermógenes y el síndrome de Adriano. Médicos que enferman pacientes y pacientes que enferman a sus médicos y específicamente hablando del Síndrome de Hermógenes fue definido como “cualquier clase de padecimiento del paciente que sea ocasionado por una actitud deshumanizada del médico o del sistema de salud ante la enfermedad y el sufrimiento humanos” y fue presentado en un foro sobre Humanismo y Medicina en 1997 y aunque el artículo nuevecito no es, lo que allí se comenta, hoy por hoy, es actual y desgraciadamente cada vez más patente.

El ejercicio de la medicina, ojalá y fuesen puros aciertos, desgraciadamente lleva riesgos y fracasos, y no fracasa quien no actúa. La ciencia médica es una de las ciencias más inexactas ya que está supeditada a múltiples factores: lo que funciona para uno no funciona para otro, la respuesta de uno es diferente en otro, el estado emocional del paciente, sus agravantes y por supuesto el apego al tratamiento, donde muy comúnmente está la razón a la mala respuesta del manejo y frecuentemente, esto, lo niega el paciente o sus familiares.

Sabemos que todo lo que hagamos tiene ciertos riesgos o efectos colaterales, muchos de los cuales están bien identificados: si a un paciente con artritis le indico Aspirina sabemos que mejorará su problema articular, pero le ocasionará gastritis, esto en medicina se llama IATROGENIA y como ese, hay muchos ejemplos, desgraciadamente a cualquier error médico malamente se le llama iatrogenia. Los sistemas de salud y los médicos han abusado del concepto: si por falta de impericia o conocimiento se ocasiona algún problema al paciente, eso por supuesto se llama “tontegez” (no uso el término correcto por respeto a los lectores).

Lo previamente referido es muy común y se ha tolerado porque no existe dolo, solamente impericia o ignorancia, que siendo honestos, también debería ser sancionado. El Síndrome de Hermógenes es una situación donde el profesional sí está capacitado y actúa con otro interés que no es exclusivamente el de mejorar al paciente, ejemplos hay y muchos: cirugías innecesarias (qué mejor ejemplo que el abuso que se hace de las cesáreas, aunque hay muchos otros ejemplos quirúrgicos), internamientos para una más pronta resolución. En ambos, el interés es facilitarle las cosas al médico y cobrar mejor. Someter a un paciente a una cirugía innecesaria, puede tener consecuencias graves, el internar innecesariamente, por lo menos en los niños, ocasiona trastornos emocionales y en ambos casos afecta la economía de la familia y eso es enfermar. El suspender la lactancia materna por mil y un pretextos, cambiándola por alguna fórmula comercial, lleva el interés personal de ganarme la simpatía del fabricante al venderle su producto, lo estoy favoreciendo y me estoy ganando alguna prebenda a cambio de la salud de ese menor. Lo mismo sucede al sobremedicar a los pacientes donde se les hace gastar innecesariamente  y termina siendo nocivo al cuerpo, pero la imagen del facultativo queda impoluta y ganando el beneplácito de la industria.

Ejemplos podría seguir dando y muchos, me nació la inquietud de escribir esto por un caso reciente a una amiga donde le realizan un procedimiento que su dolencia no requería, refiriéndole que con “tal”, su resolución sería expedita, situación que no se resolvió y ocasionó otras dolencias y solo con el deshonesto fin de “cobrar caro”.

Con los ejemplos referidos el lector verá que el sistema de salud local y general, desgraciadamente esta corrompido, cada quien puede tener sus anécdotas. Hay mucho contubernio entre la bata blanca y la industria, la cual ha sabido ganarse la simpatía de los galenos, afortunadamente no de todos; existen muchos ejemplos de médicos con buena vocación, que no se dejan arrastrar por “el canto de las sirenas” y aun en condiciones poco adecuadas, como en las instituciones, logran llevar a cabo sus acciones e inclusive poniendo de sus propios recursos.

En cuanto al síndrome de Adriano, se refiere a aquellos pacientes que enferman al médico o al sistema de salud, el cual es una situación actual muy florida que requiere comentario individual, eso, será otra historia.

 

*El autor es médico pediatra

sicardi53@gmail.com

 

 

 

Comentarios