LA MARAÑA CÓSMICA

Los verdaderos protagonistas atrás de las noticias

Por Rolando Ísita Tornell*
lunes, 15 de abril de 2019 · 00:00

En la última semana se sucedieron noticias mundiales masivas como la fotografía de un agujero negro en el centro de una galaxia cercana a la nuestra; la detención de Julien Assange, fundador de Wikileaks por la policía del Reino Unido; el presidente estadounidense Donald Trump fue exonerado de la acusación de haber sido beneficiado por el espionaje cibernético de Rusia; el Estado de Yucatán sufrió un corte de energía eléctrica y, poco antes, Venezuela había experimentado un apagón masivo.

Después de darse a conocer la fotografía del agujero negro, las noticias nos enteraron que la joven investigadora Katie Bouman diseñó el “algoritmo” que recreó la imagen del agujero negro.

Si escudriñamos el fondo de estas “exitosas” noticias, los verdaderos protagonistas son el contar datos y calcularlos, nos evoca las dos grandes hazañas de la humanidad que no fueron las conquistas de territorios ni aguerridos líderes de ejércitos, algo más humilde y generoso: el conteo y el cálculo.

Lo primero fue contar, en cualquiera de los sitios de la gran migración humana por el planeta desde África cuántos árboles, cuántos ciervos, cuántos granos, cuántas personas. La primera calculadora fueron los dedos de las manos y de los pies. El siguiente gran paso fue separar el número de las cosas; de quince árboles, veinte personas (el veinte parecía el límite, luego su repetición; los galos siguen diciendo “cuatro veintes” para decir ochenta), y quedarse solamente con el número, sin las cosas.

El siguiente brinco humano fue calcular. Se necesitaba algo más simple y universal que las rayitas y los puntitos para contar y luego calcular. Los romanos desarrollaron una numeración poco práctica y contradictoria: el mil (M) resulta más pequeño que ochocientos ochenta y ocho (DCCCLXXXVIII), impráctico para alinearlos y sumar o restar. Entre árabes e hindúes descubrieron un magnífico y práctico modelo: del 1 al 9 con un 0 móvil perfectamente alineables en columnas. Más reciente solamente el 0 y el 1, sí o no, muy útil para recibir carga electromagnética o no carga, el sistema binario.

El arreglo planetario de telescopios solo detectó radiación en diversas longitudes de ondas de radio (en la zona milimétrica); los instrumentos los decodifican en miles de millones de datos, se necesitaba un lenguaje que les dijera a las computadores coloca aquí estas señales, allá estas otras; luego de clasificadas, éstas corresponden al negro, estas otras al naranja y estas al amarillo, recreando los datos en una imagen fotográfica.

Al diseño de esas órdenes a las computadoras se llama algoritmo. Tu IPad, tu celular, Internet así funcionan 0 = señal, 1 = no señal, algoritmos y ¡envía tu selfie, tu WhatsApp, chismosea, llámale a la novia! Otros: entra al servidor de la Asociación de Seguridad Nacional y sácales la sopa; entra al servidor del control de energía y apágala. Contar y calcular están no sólo atrás sino en la base de estas noticias, en la base de la ciencia.

* Comunicación de la Ciencia UNAM-Ensenada

risita@dgdc.unam.mx
 

Comentarios