LA BUFADORA

PRI agoniza y le dan veneno

Por El Mosquito
miércoles, 24 de abril de 2019 · 00:00

El PRI en Baja California estaba hasta ayer con apenas 3 o 4 puntos en las preferencias electorales de Baja California, dependiendo de la encuestadora, Focus, Opus, Massive Caller, Heraldo o Massive Caller. El que mejor lo trata, le da seis puntos. Está en la sima de sus preferencias históricas. En el fondo de lo que fue, el otrora invencible. De 2018 llegó agónico a la contienda de Baja California y a David Ruvalcaba, su dirigente estatal, se le ocurrió suministrarle arsénico con la candidatura de Enrique Acosta Fregoso. Irrumpió con todo el equipo de una empresa de cable, telefonía e internet, y le movieron sus posibilidades de tener una posición más decorosa teniendo como candidata a la ex diputada federal Nancy Sánchez Arredondo.

Acosta Fregoso era el más impresentable de todos los aspirantes. Descubierto en un mega escándalo con el negocio de los autos chocolate, cuya grabación circuló por todo el país; corrido de la Sedatu en medio de otro escándalo de lucrar con su puesto de delegado. El más negro historial que se podría construir de un priista, hacía imposible que el PRI se decidiera por él, pero así fue.

Aunque para algunos la política es la suma de voluntades, el PRI agonizante que recogió Acosta Fregoso después de la elección de 2018, el que requería una inyección de glucosa para recuperarlo, pero le suministraron arsénico.

Ayer se tomaron la libertad de pedir la expulsión -falta que suceda- de 15 de sus militantes, ex alcaldes, ex gobernadores y ex dirigentes, porque unos a la vista y otros sin la menor evidencia. De los que cuenta con evidencia, videos y fotografía, Acosta hizo una lista. De los que no tiene evidencia, pidió su expulsión porque tiene sospechas.

Pero anote el lector lo que Acosta dijo de Jorge Hank a pregunta de los reporteros ayer en Tijuana: “Jorge Hank es un soldado del partido. Un hombre que ha apoyado a todos los priistas de Baja California. Él no es candidato. Él es un hombre que está al pendiente del PRI. Y muchos de nosotros le estamos muy agradecidos, por el esfuerzo que hace siempre, callado, por apoyarnos a todos¨.

¿Ya vieron, señoras y señores del PRI, donde quedó la bolita?

Se tenía que decir y se dijo
El que ayer en la tarde circuló un texto en medios de comunicación, fue el ex embajador en Argentina y Suiza, y ex candidato a gobernador en Baja California, Fernando Castro Trenti. A la letra, dice el mensaje:

1. ¿De qué se sorprenden?
2. He dicho varias veces (en el portal de noticias AFN) que no estoy en activo político, y que en caso de volver, decidiría dónde y con quién hacerlo.

3. Hace 6 años no asisto a las instalaciones del PRI

4. Por respeto a los procesos internos de los partidos políticos y a sus aspirantes, he omitido fijar mi posición política, respecto a la ruta del estado.

5. Lamento las condiciones en las que se encuentra el estado

6. Lamento las condiciones políticas en las que se encuentra el PRI

7. En ambos casos sus responsables, deben asumir las consecuencias de sus actos

8. En relación a lo afirmado el día de hoy, por algunos de los candidatos del PRI, les toca acreditar que además de ellos, hay quien apoye sus candidaturas.

9. Reafirmo que en cuanto sea oportuno, si decido hacerlo, haré del conocimiento público, mi posición política respecto a la vida pública de nuestro querido estado.

Lagos, ocasionaría zafarrancho
Carlos Lagos, el empresario que hace poco menos de diez años buscaba modificar el uso de suelo -y la población por habitante del Valle de Guadalupe- en sociedad con Ricardo Zazueta, que entre ambos fundaron la empresa Lagza, estuvo a punto de provocar un zafarrancho la mañana de ayer en El Porvenir.

En el lugar, el ex regidor del PES y ahora Transformemos, Jaime Zepeda Avalos se presentó como el “jefe de seguridad” de la empresa de Lagos, para intentar apoderarse de un predio propiedad de María Elena de las Nieves Noriega Blanco Vigil y Pablo Cayetano Noriega Blanco Vigil, herederos de Cayetano Noriega, enviado de Lázaro Cárdenas junto a otros diez mexicanos para proteger la península en el siglo pasado.

Zepeda Avalos, quien lo diría, miembro de un partido formado por asociaciones cristianas, amenazó a guardias de seguridad con “pegarles un plomazo” si continuaban colocando la cerca que divide la propiedad.

Aunque la policía de la delegación de El Porvenir acudió al lugar, gracias a la intervención del director, Jorge Íñiguez, las cosas no pasaron a mayores.

En este asunto, Lagos es autor de uno de los hechos más insólitos del partido judicial de ensenada, que está inscrito en el expediente 25/2019-B del Juzgado Tercero Civil. Una persona que se dijo representante de la dueña, María Elena de las Nieves Noriega Blanco Vigial, propietaria de un predio de 42 hectáreas, disque vendió en 211 mil dólares a Carlos Lagos. La venta fue en una hoja de papel, escrita a mano, en la que dice contar con la autorización para ello, sin acreditarlo y sin más documentos. Así, por su dicho y escrito a mano, según consta en la demanda.

Luego, aquí viene otro hecho inédito, Lagos recuperó el dinero y aún así, asienta en su escrito ante el juez, que se quedó “de mala fe”, sabiendo que no era suyo. Así lo dice.

Lo insólito es que quien dice haberlo pagado, lo reclama ante el juez tercero civil de Ensenada, que le dio entrada a la demanda. El terreno está ubicado en “la Olivarera”, adjunto al restaurante de Lagos en la delegación de El Porvenir, en Valle de Guadalupe.

El 28 de enero pasado, Lagos colocó un letrero que indicaba que se trataba de una propiedad privada, suya. La dueña por supuesto le impidió la entrada pero este martes 23 de abril, el jefe de seguridad de Lagos, Jaime Zepeda Ávalos, ex regidor y dirigente de Transformemos, amenazó con pegarle un plomazo a los trabajadores que colocan una cerca.

La propietaria tuvo que contratar seguridad privada para proteger su terreno, ex militares que cuentan con permiso para portación de armas que tuvieron que hacer caso omiso de las amenazas del Zepeda Ávalos. El conflicto seguía hasta ayer tarde.
 

Comentarios