Amador…del deporte

Pleito por la patria potestad

Por MAO
sábado, 20 de julio de 2019 · 00:00

“Adiós a El Sauzal y también San Miguel, se despide triste nuestro timonel”. Así sonaba por la radio, a principios de los ochentas, esta canción que hicieran popular unos Cadetes, que junto a los de Chapultepec, son los más famosos que hemos tenido en México.

En ella, como habrán de notar, se menciona este pintoresco pueblo pesquero que sería uno de los principales motores económicos, no solo de la región sino de nuestro país.

Conocido en sus orígenes como El Sauzal de los Camacho —apellido del primer terrateniente por esos lares—, cuyo patronímico desaparecería por espacio de más de 100 años para adoptar, a finales de los sesentas, el que actualmente tiene: los sauzaleños son de “El General”.

Y es que don Abelardo le dio mucho impulso a este lugar desde el momento que compra la empacadora “La Nacional” que al paso del tiempo todos la conoceríamos como “Pesquera del Pacifico” convirtiéndola en la primera empacadora de mariscos en México.

Pero amables amigos, sé que vinieron a leer una columna deportiva y no una histórica…pues precisamente por esto es que hay que resaltar la rica historia que tiene El Sauzal dentro del deporte ensenadense.

Esta delegación política tiene para dar a manos llenas nombres, trayectorias, leyendas de hombres y mujeres que han puesto en alto a este terruño al Noroeste de la ciudad y puerto de Ensenada que una columna como esta no basta para hablar de la grandeza de sus grandes atletas.

Mas los sauzaleños no esperan que otros les den honra y gloria sino que ellos, y como dijera otra parte de la canción: “sus vidas son una pues no hay diferencia, se ven como hermanos…”, no solo en altamar, sino en donde el deporte los logre reunir.

A unos dentro de un diamante, a otros dentro de una cancha; otros más dentro de una duela, de un gimnasio o de una pista atlética y otros más tomando las calles de nuestra ciudad. Y decía que mientras por acá nos ponemos de acuerdo para honrar a nuestros inmortales —aunque al paso que vamos verán primero la mortandad—, los vecinos de Manchuria ya tienen su Muro de la Fama para honrar a sus héroes deportivos, para que usted conozca la excelencia del deporte sauzaleño.

La lista es interminable y recuerden que soy malo para los nombres, pero anexo al campo de beisbol Ernesto Moreno González —por cierto, primer mayordomo de la pesquera— usted puede presenciar tan loable esfuerzo de estos ciudadanos por tener en la memoria a quienes han dado lustre a este pueblito pesquero (con cariño y respeto) por medio del deporte.

Y aquí empieza el pleito… ¿Será El Sauzal de Rodríguez? ¿O de los Morales? Quizás sea de los Peralta, tal vez de los Murillo; podrán decir los Martínez que les pertenece a ellos, ¿Y si brincan los Loera? Los Molina también reclaman...vaya que la lista es larga.

Por cierto que una de sus leyendas será homenajeada este domingo en el arranque de la gran final del beisbol estatal de Primera Fuerza (ALBM) en el marco de los 50 años de la Liga IC. Los de El Sauzal son finas personas por lo que espero que al hombre en mención le puedan perdonar que se haya ido ‘de punta a punta’ y con otra ‘banda’.

Llego a la conclusión queridos amigos, de que ya sea de don Abelardo —padre de Juan A. Rodríguez Sullivan— o de los antes mencionados, El Sauzal, en lo deportivo y por la grandeza de sus hombres, es y seguirá siendo hasta la eternidad, patrimonio de la humanidad.

Comentarios