ECONOMÍA Y POLÍTICA

¡Todos pierden! I

Por Rolando Daniels Pinto
lunes, 30 de marzo de 2020 · 00:00

Considerar la consulta de Mexicali sobre la Constellation Brands una lección de democracia, es neoporfirismo. Urge otro Pancho Villa

Arcángel Rojo

El resultado de la ilegal consulta pública sobre la continuidad en Mexicali de la empresa Constellation Brands (CB), terminó con una variante del popular juego de la Pirinola: TODOS PIERDEN. Unos más y otros menos, algunos de inmediato y otros con el tiempo; mas paradójicamente, es la propia empresa CB quien pareciera perder menos y quizá en el mediano plazo podría tomar ganancias oportunistas.

De entrada, bajo la premisa de que el gobernante sólo puede hacer aquello que la ley le permite, la consulta ordenada por el Presidente AMLO, al implicar gasto de recursos públicos, estaba sujeta a 2 premisas: 1) Estar presupuestada, y; 2) Cumplir con la Ley Federal Consulta Popular; al no satisfacerse ninguna de esos supuestos, la consulta fue arbitraria, viciada de origen y, por lo tanto, ilegal.

Expuesto lo anterior, habrá de pasar a revisar las perdidas. Los primeros en perder son los cachanillas, quienes – como afirma Ángel Verdugo – gracias a su apatía y valemadrismo le permitieron a menos de 28 mil de ellos – 3.68% del padrón electoral y el 2.59% de su población – decidir por todos (más de 1 millón), dejando ir 750 empleos directos, más otros 2 a 3 mil indirectos los cuales quizás se hubieran generado en la fabricación de botellas, latas, cajas de cartón y en la prestación de diversos servicios.

De la misma forma, pierden los empresarios, sobretodos los vinculados con el proyecto de la CB, que al cancelarse ya no podrán seguir participando del mismo; pero igualmente pierde el resto del sector empresarial de Mexicali que – salvo unos cuantos – tuvo miedo en apoyar abiertamente a la empresa, dando una pésima imagen de solidaridad gremial, impactando eso en la atracción de nuevas empresas.

También, la CESPM pierde a quien sería su principal cliente, lo cual le significaba ingresos – que hoy no tiene y ni tendrá – para mejorar la infraestructura de agua y drenaje de los cachanillas; asimismo, el Ayuntamiento de Mexicali pierde la posibilidad de incrementar sus participaciones fiscales, ya que la recaudación por cobro de agua es parte de la fórmula que define su monto, y pudo haberlas aumentado.

Pierde el gobierno estatal, porque al irse la CB a otra entidad federativa – seguramente varias estarán de plácemes y con buenas ofertas para atraer dicha inversión – recibirá menores ingresos fiscales a la vez de quedar mal parado como promotor de la inversión privada y defensor de la certidumbre jurídica, porque tampoco se vio por ningún lado al titular de la Secretaria de Economía estatal haciendo su tarea.

Pierde el Partido Morena, porque ante los ojos de los opositores a la CB, sus gobiernos federal, estatal y municipal operaron a favor de la empresa trasnacional; pero también, quedó mal – y quizá peor – con quienes apoyaban la continuidad de la empresa, sobre todo con el tibio sector empresarial de Mexicali.

Pierde don AMLO porque exhibe serias contradicciones en su gestión de gobierno enmarcadas por la toma de decisiones con base en sus fobias políticas y sed de venganza contra algunos empresarios; primero falta a su obligación de respetar la Constitución y las leyes que de ella emanen ordenando una ilegal consulta; después, con el resultado de la misma ofrece resarcirle los daños a la CB y apoyarla.

Posteriormente, el Presidente AMLO ahondó su terrible desliz jurídico tratando de justificar su actuación arbitraria violando toda presunción de inocencia al acusar – con base en el extraviado y anti jurídico argumento del sentido común – de corrupta a la empresa, pero sin atreverse en abrir una carpeta de investigación; esa actitud es la que sin duda ha mantenido en caída libre durante el 2020 su porcentaje de aprobación social, hasta llegar al 49.6%. Esta historia continuará en la próxima entrega.

rdanielspinto@hotmail.com

Comentarios