BARÓMETRO POLÍTICO

El nuevo reto de Trump

Por Susana Silva Gallardo*
miércoles, 1 de abril de 2020 · 00:00

En las noticias de las semanas pasadas, el Covid-19 ha tenido un nuevo avance en la agenda internacional. Esto después de que se declarara que Estados Unidos pasa a ser el nuevo epicentro de la pandemia, pues hoy en día, el país registra cerca de 150,000 casos de contagio, siendo Nueva York el estado que más casos presenta con una cifra que hace tan solo 3 días llegaba a los 52,000 casos, hoy esta cifra podría haber rebasado ya la marca de los 60,000. En términos de escala internacional, se podría considerar que la ciudad de Nueva York aporta alrededor del 7% de los casos mundiales.

Evidentemente, el traslado del epicentro de la pandemia ha significado el desabasto de suplementos y recursos médicos, mismos que ya de por sí eran escasos desde antes de este suceso. A esta razón, muchos de los gobernadores estatales de Estados Unidos han demandado la nacionalización de las cadenas de suministro médico, ya que, en esencia, la situación ha llevado a una competencia entre estados para conseguir dichos recursos.

Por ello, el viernes pasado Trump dio a conocer la firma de un Memorándum Presidencial, a través del cual básicamente incentiva -de forma obligatoria, vaya- la producción de suministros médicos y especializados por la cadena General Motors. Esto ha sido posible ya que, dentro de la legislación estadounidense, la Ley de Protección de Defensa asegura que durante situaciones que ponen en riesgo la seguridad nacional y para garantizar su defensa, el presidente adquiere ciertos poderes que le permiten instar a las industrias a producir los insumos necesarios para conseguir su objetivo.

En este caso, a partir de la firma de este Memorándum Presidencial, General Motors comenzará a producir respiradores artificiales para pacientes que han sido afectados por el virus de Covid-19. A estas acciones ya se habían sumado otras empresas manufactureras como Ford Motors y 3M, las cuales habían declarado con anterioridad su intención de sustituir su producción cotidiana por insumos médicos.

A pesar de que las medidas han sido orientadas a la disminución de la curva de contagio de Covid-19, así como para sortear la crisis de escasez, Trump ha declarado que no contempla oficializar la cuarentena. Esto significa que en estados como el de Nueva York, el que ha sufrido más afectaciones por coronavirus, seguirá la estrategia de distanciamiento social hasta finales del mes de abril, por lo que no se impondrá una cuarentena como la italiana o la española todavía.

A pesar de ello, teniendo en consideración la magnitud de la situación y el avance de la pandemia, a pesar de que es entendible que el mandatario tema el resentimiento económico de una medida como la cuarentena, la situación que vive Nueva York y que pronto podrían vivir otros estados en el país estadounidense, la decisión presumiblemente podría ser contraproducente en el mediano plazo. Si bien es una decisión importante, aún más dentro de las potencias más fuertes a nivel mundial, los riesgos sociales y económicos que emanen de ella, podrían no solo afectar al país entero, sino a los demás integrantes de la comunidad internacional que, en gran medida, dependen de la economía estadounidense. Es por ello que, en los días subsecuentes, la postura de Trump podría ser clave en el curso de la pandemia.

*Estudiante de Relaciones Internacionales del Tec de Mty campus Guadalajara

susanasilvag96@hotmail.com
 

Comentarios