LA VERDAD SEA DICHA

En cuarentena

Por Guillermo Hurtado Aviña
miércoles, 1 de abril de 2020 · 00:00

Estamos en un momento en que se habla mucho de virus, pandemia, aislamiento, cuarentena, y para tener una idea clara de lo que eso significa, procedo a referirme a cada uno de esos conceptos.

VIRUS, viene del latín “virus”, que hace referencia al veneno, o alguna sustancia nociva. En griego, toxina o veneno, es un agente infeccioso microscópico acelular que solo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos.

PANDEMIA, es la afectación de una enfermedad infecciosa de los humanos a lo largo de un área geográficamente extensa.

AISLAMIENTO, restringe el movimiento de las personas que están enfermas para evitar la propagación de ciertas enfermedades.

CUARENTENA, se utiliza para separar y restringir el movimiento de personas que pueden haber sido expuestas a una enfermedad contagiosa, pero que no tienen síntomas para ver si se enferman.

Pues bien, sabedores de todo lo anterior, los miembros del “Café Templo del Saber de los Sábados”, decidimos entrar en cuarentena, es decir, no nos reuniremos por espacio de cuarenta días, para no ponernos en peligro de ser víctimas de ese tal virus y para no formar parte de esa pandemia, aceptamos aislarnos, con lo cual no solo nos protegemos nosotros sino también a nuestros vecinos. Esta propuesta fue hecha por el presidente vitalicio que tenemos, un hombre muy inteligente, culto, con ideas fabulosas, atributos suficientes para decir a coro, ¡es un honor estar con nuestro presidente del Café Templo del Saber de los Sábados!

No obstante, estaremos comunicándonos por medio de los diversos sistemas modernos que nos permiten estar cerca aunque estemos lejos.

Estos momentos que nos están tocando, debemos vivirlos de la mejor manera posible, con la convicción de que no existe mal que dure cien años ni mortal que los aguante.

Doy por cierto que esta sacudida que estamos padeciendo, va a cambiar nuestra vida, la vida de todos los humanos; ya no seremos los mismos, seremos, somos ya, seres que debemos entender que nos necesitamos unos a otros para ser felices, para disfrutar nuestra vida, la única vida que tenemos y que no debemos desperdiciarla. Démonos cuenta de que por muy fuertes que nos sintamos, o por muy poderosos que creamos ser, un microscópico y aparentemente insignificante agente invisible, puede acabar con todos nosotros, sin distingo de raza, de situación económica, social o política.

No sigamos el mal ejemplo que nos da ya saben quién; nosotros actuemos responsablemente por nuestra familia, nuestros amigos y, claro, por nosotros mismos.

¿Estamos de acuerdo? ¡Qué bueno!
 

Comentarios