EL GABACHO GACHO

La autacracia amenaza a México y EU

Por Le Roy José Amate Pérez*
miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 01:15

Bob Woodward, reportero del periódico Washington Post, junto con Carl Bernstein, rompieron el escándalo del Watergate que hizo que Richard Nixon renunciara a la presidencia. Fue el resultado de un robo en la Sede Nacional Demócrata, durante la campaña de Richard Nixon para ganar la presidencia. El robo no fue el problema que enfrentó a Nixon. Fue el encubrimiento de Nixon, “que él no estaba involucrado”. El Partido Republicano asumió la responsabilidad de ser fiel a la nación. Poniendo al país por delante de la lealtad al partido, cuando escucharon las cintas de la participación de Nixon en mentir al pueblo estadounidense.

El senador republicano Barry Goldwater de Arizona aceptó el trabajo de aconsejar a Nixon que renunciara en lugar de ser acusado. La democracia era el problema y la democracia no puede protegerse si el líder de la nación les miente a sus ciudadanos.

Trump organizó un evento político para su campaña en agosto en Tucson, Arizona, para seis mil partidarios sin máscaras e ignorando totalmente el distanciamiento social. Esta manifestación provocó un aumento en los asistentes que estaban infectados. La excusa de Trump a Woodward, grabada en cinta, de que mintió conscientemente para evitar el pánico entre la ciudadanía. Y, obviamente, habló falsedad para evitar daños políticos.

El grupo demográfico de mayor riesgo para el virus son las personas mayores. Especialmente si tiene un problema de salud previo como diabetes u otras enfermedades. La hija de un anciano sin otras condiciones previas de mala salud, murió a causa del virus después de asistir a un mitin de Trump. Su hija declaró que la única condición previa que tenía su padre era creer en Donald Trump.

Es difícil medir cuántas vidas se podrían haber salvado si Trump no hubiera mentido a sus ciudadanos. Pero la comunidad científica está totalmente de acuerdo en que miles de ciudadanos en toda América del Norte, incluido México, nuestro vecino más cercano, podrían haberse librado de conocer la verdad. Y creo que López Obrador es cómplice de minimizar el riesgo del coronavirus. En comparación con Canadá, que no escuchó a Trump y tiene una de las tasas de infección más bajas del mundo.

Lo que más me desconcierta son los republicanos, cobardes al no enfrentarse a su presidente, como lo hicieron con Nixon. Trump fue acusado por intentos de persuadir a una nación extranjera de sabotear una elección estadounidense a su favor.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos ha citado pruebas abrumadoras de que Trump fue culpable de este crimen. Un crimen que hace que el crimen de Nixon sea similar a un hurto. A los 80 años, quiero vivir lo suficiente para que Trump pierda la presidencia, lo que desencadenará una ola de condenas penales, incluida la violación. Y, con suerte, enviarlo a donde pertenece, en prisión. Luego, más tarde, para comunicarse con su creador Lucifer.

*Productor y conductor de Soul Street, domingos a las 20:30 horas por 92.9 FM

leeamate@gmail.com

 

Comentarios