DESDE EL VIGÍA

Cuestión de género

Por Editorial El Vigía
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:00

Con justa razón las mujeres exigen igualdad y respeto, pero de cara al proceso electoral del próximo año van por más, porque al interior de Morena cobra fuerza la petición de que la mitad de las candidaturas a las 15 gubernaturas que estarán en disputa les correspondan a ellas.

Es más, también reclaman que cuando se designe al gabinete de los gobiernos entrantes, en el 50 por ciento de los cargos se nombre mujeres, para cumplir con el espíritu de la paridad total.

Cabe señalar que hasta el momento las leyes electorales ni los estatutos de Morena contemplan que sea obligatorio cumplir con criterios de equidad de género en las contiendas a gobernador, pero es una propuesta que difícilmente alguien -sobre todo los hombres- se atrevan a cuestionar o descalificar, y menos en público, a sabiendas que en las redes sociales los harían pedazos.

Sin embargo, lo que sí establece la legislación es que los partidos políticos respeten los lineamientos para garantizar la equidad de género en sus procesos internos para seleccionar candidatos(as) a las presidencias municipales, a las regidurías, diputaciones locales y federales, así como a las senadurías, normatividad que aplica en las contiendas para puestos de mayoría relativa y de representación proporcional.

Al respecto, la historia reciente refleja que a varios hombres les han retirado sus constancias como representantes populares, incluso minutos antes de rendir protesta, debido a resoluciones de los tribunales electorales, instancias a las que acudieron las mujeres que consideraron que en el partido que militan se violaron sus derechos políticos.

Lo que todavía no ocurre es que algún varón recurra a los organismos judiciales para demandar esas mismas garantías a su favor, pero una vez que la cancha esté pareja es posible que se presente un litigio de tales características.

Suena bien plantear que en cada fuerza política la mitad de sus contendientes para las gubernaturas sea una abanderada, pero siendo 15 estados los que renovarán su Poder Ejecutivo en el 2021, entre ellos Baja California, qué factores determinarán que en una entidad registren a una mujer y en otra no.

¿Será por el resultado de encuestas solamente?; ¿privilegiarán capacidad, trayectoria, experiencia y desempeño?; ¿el peso electoral de cada estado será un elemento a considerar?; ¿pesará más el padrino político que tenga cada mujer aspirante en el comité ejecutivo nacional de su partido?; ¿o será el poder económico de la eventual candidata lo que termine por inclinar la balanza?
 

Comentarios