Columnas

ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS: Andar diario: ida y vuelta

jueves, 4 de junio de 2015 · 00:00
Por: Zahady Nolasco Rodríguez*
 
 
Vestigios arqueológicos con más de doce mil años de antigüedad, el intercambio de productos marinos entre los grupos étnicos nativos de la península de la costa del Pacífico al Mar de Cortes, y hasta la posibilidad de que haya existido el canibalismo en la península como parte de ritos religiosos, son algunos descubrimientos históricos que han realizado en los últimos años los investigadores del INAH en la entidad.
Evocando la frase socrática "La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades”, se puede decir que en la entidad, en materia de antropología e historia, se unen perfectamente estas dos realidades, pues cada nueva aportación a la ciencia está haciendo que cambie la historia y, por lo tanto, que nos enfoquemos más a la realidad que nos precede, para entender mejor el presente.
A fin de democratizar estos saberes, el cuarto objetivo que da vida al Instituto Nacional de Antropología e Historia es, justamente, la difusión del patrimonio prehistórico, arqueológico, antropológico, histórico y paleontológico de México. Le preceden la  investigación, la conservación y la protección.
Es bien cierto que de nada sirve hacer ciencia, si toda esta información va a dar a la pila de archivos; de ahí la importancia de cerrar la pinza con los medios de información,  a través de un apoyo de comunicación y/o difusión permanente, como un deber institucional complementario, para compartir documentos a la comunidad de manera clara y entendible, lo que en buena medida contribuye con el fortalecimiento del sentido de pertenencia.
Como se dice en el argot periodístico, "un rumor se divulga, una noticia se informa, y el conocimiento se difunde”, por lo que es de fundamental importancia que los resultados de la ciencia cumplan, en la forma más adecuada y precisa, con el derecho de la ciudadanía a entender y sentirse orgullosa de lo que aquí trascendió en la antigüedad, con la salvedad del asombro.
Esto no sería posible sin la participación de los aliados de mass media, como esta casa editorial, El Vigía, cuyos directivos están conscientes de la importancia de mantener informados a sus lectores, por lo que cada jueves, ya 12 acumulados, han hecho la tarea de publicar las colaboraciones de los investigadores en materia de antropología (física y social), arqueología, paleontología, museografía y lingüística, entre otras disciplinas a la que se dedica con entusiasmo y profesionalismo el INAH en Baja California. Gracias por ello.
Por lo mismo quiero externar que esta semana se cumplen ya 11 años de un agradable trabajo en equipo con la radio de nuestra máxima casa de Estudios de la UABC, donde como conductora he tenido la oportunidad de conocer y difundir lo que aquí se hace y se descubre cada día con la transmisión, primero, del programa "La Antropología Ruge”, y actualmente "Onda Antropológica”, esfuerzo al que se suman las charlas con estudiosos de la misma UABC, del prestigiado CICESE, de la propia UNAM y de muchos otros que llevan consigo una riqueza viviente, como los pobladores de las comunidades nativas radicadas en la entidad.
El trabajo es perfectible y el optimismo invencible, porque la comunicación es un proceso de ida y vuelta que siempre trae buenas nuevas… aunque sean vestigios de miles de años…

*Responsable del área de Comunicación del CINAH-BC y profesora de asignatura de la UABC. 
cominabc@yahoo.com

Comentarios