Andanzas antropológicas

Historia percibida por los sentidos

Por Zahady Nolasco Rodríguez*
jueves, 26 de mayo de 2016 · 00:00

Como un hecho sin precedentes en días pasados fui participe de un emotivo evento, cuya inauguración se realizó frente al hermoso edificio de madera construido en 1887 como oficina de la Compañía Americana. Es el edificio civil más antiguo del estado y monumento histórico por determinación de ley, mejor conocido como ex aduana marítima, oficinas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) zona costa.

 

Este evento se denominó "134 años de historia de Ensenada a través de los sentidos” y fue organizado por la Secretaría de Desarrollo Social Municipal, a través de la coordinadora de la Unidad de Atención a Grupos Vulnerables con el apoyo del INAH, quienes celebraban el Día Internacional de los Museos y en CXXXIV aniversario de Ensenada.

 

Además de las autoridades y auxiliares, entre los asistentes se encontraban cerca de un centenar de personas con discapacidad, entre física, psicosocial, cognitiva o sensorial, quienes radiaban de alegría porque era la primera vez que iban a recibir un recorrido ex profeso por sitios históricos de la ciudad.

 

Luego de recorrer la ex aduana marítima, y visitar también la histórica cantina, nos dirigimos al Museo Histórico Regional del INAH, donde investigadores ya esperaban en cada una de las salas de exposiciones al grupo. Está por demás hablar de las miradas, risas y gestos de asombro de los visitantes, quienes por primera vez supieron, tocaron, sintieron, olieron, vieron y miraron amonitas petrificadas y huesos de mamut con más del 10 mil años de antigüedad, herramientas domésticas y de caza hechas con piedra, hueso o conchas con más de 3 mil años de antigüedad, así como variados objetos realizados como obras de arte por los descendientes de los grupos nativos del estado.

 

Viene al caso hacer un alto. En vísperas de realizarse este recorrido platicaba con mi amigo Raúl de La Rocha sobre la difusión de este recorrido en los medios de información, a las vez que me pidió el poder brindar una plática a la Asociación de Periodistas de Ensenada (APE), para dar a conocer información general en materia diversidad funcional, para lo que le contesté: "claro que sí Raúl, con gusto, entre los objetivos de la APE está precisamente eso, mantenernos actualizados en diversos temas para realizar un mejor trabajo periodístico y entiendo que por desconocimiento podemos cometer muchos errores, como es cuando nos referimos aahh unmm, personas con capacidades diferentes, umm… ¿creo que ha ido cambiando el concepto, verdad?”.

 

Para lo que me contestó Raúl: "sí, así es, y te escuché titubear para referirte a nosotros. El único término correcto es Personas con Discapacidad y el término que se viene impulsando, que aún no es legal, es Personas con Diversidad Funcional”. ¡Chasco Raúl!, así es, la regué.

 

Bueno de nuestros errores aprendemos y tuve a la mano al maestro.

 

A veces creemos que estamos en lo correcto cuando usamos eufemismos: como "sordito”, "cieguito”, así como enfermito, incapacitado, deficiente, inválido, entre otros conceptos. Sin embargo, las personas sordas y ciegas prefieren ser llamadas como tal, y el mejor término para la persona que utiliza silla de ruedas, es persona usuario de silla de ruedas.

 La Convención Internacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, dispuso que el término adecuado, correcto a nivel mundial para referirse a este grupo de la población sea Personas con Discapacidad o Personas en Situación de Discapacidad. Porque la discapacidad no es un atributo del ser persona humana. La discapacidad ya no se define como una cuestión de salud o de rehabilitación, sino de Derechos Humanos.

*La autora es periodista y Coord. de Com. Del Cinah-BC.

Comentarios