Andanzas antropológicas

Tecnología de piedra prehistórica

Por Arqlgo. Rubén F. García Lozano*
jueves, 16 de febrero de 2017 · 00:00
Desde los albores de la humanidad el hombre ha concebido y desarrollado diferentes tecnologías para satisfacer sus necesidades, a partir de la transformación de materias primas como madera, piedra, hueso, concha, minerales, fibras, etc., ha fabricado artefactos que le han facilitado subsistir en los diversos nichos ecológicos del planeta. Una de estas tecnologías, la industria de piedra -también conocida como industria lítica-, es una de las más antiguas documentadas arqueológicamente, incluso para homínidos pre Homo sapiens en África con una antigüedad de hasta 2.6 millones de años. Dadas sus propiedades físicas no perecederas los instrumentos de piedra suelen ser los principales elementos arqueológicos a través de los cuales podemos estudiar a las sociedades prehistóricas desaparecidas y que en el norte del continente americano pueden tener hasta 13 mil años de antigüedad.
Arqueológicamente Tecnología puede ser definida como el conjunto de técnicas y actividades utilizadas por el hombre para transformar la materia prima en objetos útiles, es decir en artefactos. Así, los artefactos de la industria lítica son aquellos materiales de piedra culturalmente modificados ya sea de forma intencional (por ej. una punta de flecha, un adorno de piedra, etc.) o por uso (por ej. una laja utilizada para moler semillas, una piedra usada como martillo, etc.).
Los procesos técnicos para la manufactura de artefactos de piedra prehistóricos se agrupan en dos clases que los arqueólogos denominamos como lítica tallada y lítica pulida, la primera concierne todos los pasos utilizados para elaborar artefactos de piedra dura por medio de su fractura controlada, mientras que la lítica pulida ocupa el corte y el desgaste como sus principales técnicas ya sea para elaborar artefactos intencionalmente (como ornamentos, pipas, succionadores de humo, etc.) o por efectos de uso reiterado (por ej. manos y metates).
La manufactura de artefactos de piedra tallada es una tecnología sustractiva, en la que se elimina metódicamente material de una masa de piedra por medio de golpes hasta obtener el objeto deseado, por lo cual se necesitan dos elementos básicos: un nódulo de piedra dura y un percutor o martillo -también de piedra- para golpear y fracturar la materia prima.
Un aspecto crucial para la fabricación de artefactos de piedra tallados es el conocimiento del tipo de fractura que presentan las variedades de rocas, las de mejor calidad tendrán una fractura semi-laminar, determinada en la medida que su composición molecular sea de grano fino, compacto y vítreo, estas cualidades harán que la piedra se rompa en forma de láminas u hojuelas delgadas y afiladas -llamadas lascas- cuyos bordes afilados se utilizaban para cortar, punzar y/o raspar.
Los antiguos talladores de piedra prehistóricos -incluidos los de la península de Baja California- tuvieron un amplio conocimiento sobre la reacción de sus materias primas a diversos elementos como la exposición intencional al fuego directo, al calor, el agua, al impacto, y la combinación de dichos factores; estos saberes fueron acumulados y transmitidos generación tras generación durante milenios -incluso desde los albores de la humanidad-, saberes que sin duda son semilla del inmenso cúmulo de conocimientos técnicos con que contamos hoy en día.

*El autor es profesor-investigador del INAH-BC.
ce_tenochtli@hotmail.com


Comentarios